Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Una comisión mixta estudiará cómo erradicar las algas y la mosca negra

Según el Instituto Municipal de la Salud Pública, el aumento de casos de mordedura de mosca negra presenta una relación directa con la proliferación de algas en el Ebro.

Un piragüista en el Ebro, en Zaragoza
El Ayuntamiento y la CHE estudian soluciones para eliminar algas
P.F.

El ayuntamiento de Zaragoza, el gobierno aragonés y la Confederación Hidrográfica del Ebro pondrán en marcha, esta próxima semana, una comisión mixta para estudiar y diseñar las posibles actuaciones ante la proliferación en el río de algas, relacionadas con el aumento de la población de mosca negra.

Entre estas acciones, el Ayuntamiento de Zaragoza llevará cabo este verano una prueba piloto para retirar del tramo urbano del río Ebro las algas que han proliferado en su lecho.

Ya que, como se ha demostrado en los estudios realizados por el Instituto Municipal de la Salud Pública, están detrás del aumento de población de la mosca negra en la ciudad, informa el consistorio.

Esta iniciativa experimental consistirá en el arrancado directo y de raíz de esta especie acuática por medio de una máquina diseñada específicamente para estas labores y preparada para actuar en condiciones de poco calado, puesto que las algas se concentran en las partes con menor circulación y corriente de agua.

La intención es realizar esta prueba este mismo mes de julio o a comienzos de agosto para aprovechar la fase de estiaje del río.Vías de actuación

En el marco de esta plan de actuación, se ha decidido crear y poner en marcha la próxima semana una comisión mixta interinstitucional con técnicos y representantes del ayuntamiento, la Diputación General de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Esta comisión se encargará de estudiar y diseñar las posibles vías de acción, así como el seguimiento de las actuaciones que se emprendan en esta dirección.

Según datos del Instituto Municipal de la Salud Pública, el importante aumento de casos de mordedura de mosca negra en Zaragoza presenta una relación directa con la proliferación de algas en el río Ebro, por cuanto estas ofrecen el hábitat y las condiciones ambientales idóneas para su desarrollo.

Además de este problema de salud pública, las algas han comenzado a significar una seria molestia para los remeros y piragüistas que practican estas especialidades deportivas en el río, además de entrañar un negativo impacto visual y estético y constituir una barrera natural en la que se acumulan residuos, maleza y otros elementos de desecho que arrastra el río.

En este sentido, el consistorio subraya que la parte más afectada del tramo urbano es la que va aguas arriba, partiendo desde el Puente de Piedra.

Aguas abajo, desde este puente hasta el azud, la densidad vegetal es considerablemente menor, debido a que la lámina de agua que propicia este impide su formación, por lo que en este tramo, en principio, no se tiene previsto actuar.

La proliferación de este tipo de algas es un fenómeno que afecta a todo el curso del río Ebro y ha propiciado ya diferentes tentativas de actuación, como los recientes desembalses de Ribarroja o la actuación de maquinaria en el Delta, recuerda el ayuntamiento.

Según la opinión de especialistas, el calentamiento global y los efectos del cambio climático están detrás de la proliferación de esta especie acuática en los ríos.

Etiquetas