Despliega el menú
Zaragoza

El pasado 29 de febrero

Intentan robar un Stradivarius de 4 millones en un hotel de Zaragoza

Los ladrones, que irrumpieron en la habitación del hotel donde se alojaba el violinista Joshua Bell, se llevaron un reloj valorado en 29.000 euros, un ordenador y otros objetos.

El intérprete, con su preciado instrumento
Intentan robar un Stradivarius de 4 millones en un hotel de Zaragoza
JOSHUABELL.COM

Los asistentes al concierto que el célebre violinista Joshua Bell ofreció en Zaragoza, el pasado 29 de enero, junto a la Filarmónica de Londres, no son conscientes de lo cerca que estuvieron de perderse tan magnífico espectáculo. No en vano, según explican fuentes policiales, una banda organizada irrumpió en la habitación del céntrico hotel donde se alojaba el artista con la intención de hacerse con el valiosísimo instrumento que acompaña al intérprete estadounidense: el Gibson ex-Huberman Stradivarius del año 1713 valorado en unos cuatro millones de euros.

Lejos de conseguir tamaño botín, los saqueadores se tuvieron que conformar con un reloj de la marca Breguet valorado en 38.000 dólares (casi 29.000 euros), un ordenador portátil y otros objetos personales de cierto valor. El reloj, que llevaba apenas cuatro meses luciendo en la muñeca del artista, estaba alojado en la caja fuerte de la estancia, que fue fácilmente manipulada.

Los cacos forzaron la puerta de la habitación del músico horas antes del concierto, programado a las 20.15, aprovechando la ausencia de Bell y esperando encontrar el preciado tesoro en el interior de la caja de caudales. Afortunadamente, el norteamericano no se encontraba visitando la basílica del Pilar ni tomando unas tapas en el Tubo, sino que se afanaba en realizar un último ensayo con el valioso violín sobre el hombro.

Según confirman fuentes policiales, "desde su entrada en el hotel el violinista rehusó hacer uso la caja de alta seguridad que le facilitó la dirección, y que acostumbran a utilizar los clientes con un poder adquisitivo muy elevado".

Nada más conocer el robo, y una vez superado el susto inicial, Bell interpuso una denuncia ante la Policía Nacional en la comisaría más cercana al complejo hotelero.

Robado dos veces

De haber conseguido llevar a buen puerto el robo, los cacos habrían perpetrado el tercer robo del Gibson Stradivarius, que ya fue sustraído en dos ocasiones de las manos de quien fuera su dueño a finales del siglo XIX y principios del XX, el polaco Bronis?aw Huberman. El segundo hurto le separó de su legítimo propietario durante 49 años.

El violín pertenece a Joshua Bell desde 2003, año en que fue adquirido por un precio cercano a los cuatro millones de euros. Fue fabricado en 1713 por Antonio Stradivari en Cremona, en la Lombardía italiana.

En una entrevista concedida a Heraldo de Aragón tras el concierto, el músico afirmaba no separarse jamás de su violín, y definía los Stradivarius como "piezas de arte, como cuadros de Picasso".

Etiquetas