Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

Condenan a Los Pintanos a empadronar a un vecino

El hombre se enteró de que había sido dado de baja en el 2005 cuando acudió a una asamblea.

El juzgado contencioso administrativo condena al Ayuntamiento de Los Pintanos a empadronar a un vecino, José Lalana, que había sido dado de baja del censo en el año 2005. No es la primera vez que los tribunales fallan contra este Consistorio por el mismo motivo. Los Pintanos (que agrupa a los núcleos de Pintano y Undués Pintano) es un municipio de apenas 40 habitantes que se rige por concejo abierto (en lugar de plenos, se celebran asambleas vecinales). El año pasado, el tribunal obligó a empadronar a otra vecina del pueblo que fue dada de baja en el 2002.

El titular del juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Zaragoza considera que no se está ante una baja de oficio en el padrón, sino ante una denegación de alta por cambio de residencia. El juzgado tiene en cuenta las declaraciones de los testigos que confirmaron que Lalana «desde su jubilación (en febrero de 2010), vivía en Los Pintanos y no tenía otra vivienda» y considera como documentos «fehacientes» del nuevo domicilio del demandante los consumos de teléfono, electricidad, así como el cambio de médico y el abono a un canal de pago.

El Ayuntamiento considera que este hombre no reúne el requisito de vivir habitualmente en el municipio, ya que, según consta en el fallo, el Consistorio considera que solo vive esporádicamente algún fin de semana.

La sentencia considera que la actuación del Ayuntamiento «no ha sido conforme a derecho» y deja claro asimismo que, al tratarse de una petición de alta en el padrón por cambio de residencia, no procede denegarla a priori por la falta de residencia. Aunque, añade, «tampoco podemos obviar las circunstancias especiales del presente caso, cual es una curiosa petición en masa de empadronamiento en vísperas de elecciones municipales».

Por todo esto, el tribunal cree que procede estimar el recurso, ya que «ha sido acreditado que su intención es vivir en el

municipio, y va a vivir desde su jubilación, sin que nada haga sospechar lo contrario» y reconoce el derecho de Lalana a ser inscrito en el padrón municipal de Los Pintanos.

Lalana explicó a este periódico que se enteró de su baja en el padrón en el año 2005 cuando acudió a una asamblea vecinal y no se le permitió votar. «Durante todos estos años han sido infructuosos los intentos de empadronamiento, ya que siempre me fueron denegados».

El alcalde, Guillermo Garcés (PAR), explicó que Lalana fue eliminado del padrón cuando se hizo una depuración del censo en el 2002 que provocó que el número de vecinos bajara de 107 a 48. El primer edil no confirmó si el Consistorio recurrirá la sentencia, plazo que concluyó el pasado jueves.

Etiquetas