Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

PRESUPUESTOS MUNICIPAlES

Al final hubo truco y trato

El Ayuntamiento de Zaragoza ya tiene presupuesto. En un pleno sin sorpresas en el que todos cumplieron su papel, PSOE, PAR y CHA aprobaron las cuentas de 2011, que están marcadas por la restricción del gasto.

Juan Martín habla con Fernando Gimeno en el Ayuntamiento
Al final hubo truco y trato
OLIVER DUCH

Nada más finalizar el pleno de ayer, a Fernando Gimeno, concejal de Economía y Hacienda, le sonó el móvil. Era su antecesor en el cargo, Francisco Catalá, que le llamaba desde su trabajo actual en la embajada de Chile para darle la enhorabuena por la aprobación de las cuentas. Se echaron unas risas. Gimeno bromeó sobre la tranquilidad con la que el presupuesto había recibido su aprobación provisional (la definitiva llegará en poco más de un mes) y se felicitaron las fiestas. Zaragoza ya tenía presupuesto, 676 millones en total, y se ponía fin a una semana de nervios en la que el programa económico del gobierno estuvo a punto de irse al traste.

Atrás quedaba más de un mes de negociación, que arrancó sin convicción de que llegara a buen puerto y con la duda de si CHA (que se postuló como socio presupuestario pocos días después de Halloween) tenía una verdadera voluntad de acuerdo o solo planteaba una trampa para desgastar al gobierno. Al final se cerró el trato y PSOE y PAR, con la abstención de CHA, lograron la mayoría necesaria. Pero también hubo truco, como el de camuflar la partida de los Juegos Olímpicos, esa que con tanto empeño exigieron los nacionalistas que se retirara. Y así lo pusieron en evidencia PP e IU, que rechazaron el expediente y criticaron la "ópera bufa" de la nueva alianza.

Pese a todo, el pleno anduvo con sordina, como si los concejales acusaran la negociación y solo aspiraran a iniciar las vacaciones navideñas sin demasiadas heridas. Hasta hubo algún regalo, como la recuperación del programa 'Esto no es un solar' que había exigido IU y que contará con dos millones de euros en 2011.

Cada grupo cumplió con su papel. Pese a los drásticos recortes presupuestarios, Gimeno jugó con las cifras para describir un panorama casi idílico. Llegó a decir que en 2011 se invertirán 200 millones (contó recursos propios y ajenos), cuando en las cuentas figuran poco más de 60. O que Acción Social se llevará 116 millones (sumó hasta los gastos de personal), pese a que se prevén 42,3.

Manu Blasco, del PAR, optó por el discurso conformado: "Aunque no nos gusten, estos son los presupuestos que tenían que ser". Por su parte, Juan Martín, de CHA, trató de sacar pecho por sus aportaciones a unas cuentas que "permitían pocas cosas". Como Gimeno, no entró demasiado en el asunto de la partida olímpica, cuya exclusión ha perseguido con tanto denuedo, consciente de que no ha podido impedir que la candidatura se quedara sin fondos.

Frente a este presupuesto se colocaron el PP e IU, aunque desde ópticas diferentes. Solo coincidieron a la hora de valorar la negociación entre PSOE, PAR y CHA. Frivolidad, sainete, culebrón, ridículo... fueron algunas de las palabras que se tuvieron que escuchar Gimeno y Martín, sobre todo por el asunto de la polémica olímpica.

La portavoz popular, Dolores Serrat, se aferró a las debilidades del expediente (su pírrica inversión o el elevado peso del gasto corriente), mientras que IU atacó los recortes en algunas partidas sociales. Para distanciarse del PP, el portavoz de la coalición de izquierdas, José Manuel Alonso, votó en contra de la enmienda a la totalidad que presentaron los populares y, como todos, les criticó por no plantear alternativas.

El pleno se fue diluyendo hasta que al mediodía el alcalde Belloch levantó la sesión. Los concejales abandonaron sus escaños para arrimarse a los corrillos, en los que se hablaba tanto de los resultados del barómetro electoral de la DGA como de los preparativos navideños. Los presupuestos parecían ya un viejo asunto. Entonces, a Gimeno le sonó el móvil.

Etiquetas