Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

POSIBLE DELITO DE FALSEDAD DOCUMENTAL

La ex alcaldesa de Trasmoz niega haber simulado la firma de la secretaria como asegura una perito

La fiscal mantiene la petición de cinco años de cárcel para María del Mar Salvador por falsificación de varios documentos.

La ex alcaldesa de Trasmoz, ayer, en la Audiencia Provincial.
La ex alcaldesa de Trasmoz niega haber simulado la firma de la secretaria como asegura una perito
OLIVER DUCH

La ex alcaldesa de Trasmoz, María del Mar Salvador, se sentó ayer en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Zaragoza por tercera vez desde que dejó la corporación. En las otras dos fue absuelta, pero ahora se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel por un presunto delito continuado de falsificación de documento público y mercantil. El juicio quedó visto para sentencia, y en los próximos días el tribunal deberá decidir si, tal y como sostiene la fiscal, Salvador simuló la firma de la secretaria accidental del Ayuntamiento de Trasmoz en seis cheques y un documento municipal.

En su declaración, la ex edil dijo rotundamente no haber falsificado "nunca" la rúbrica de la trabajadora que se querelló contra ella, Elena M. N. Salvador explicó que, durante su mandato, era habitual que la alcaldesa, el tesorero y la secretaria accidental firmaran los cheques en distintos momentos, pero insistió en que nunca suplantó a esta última. "¿Para qué? No tenía ningún sentido?", reiteró. Sin embargo, la perito calígrafo sostuvo lo contrario.

En su informe pericial, la especialista había asegurado que las firmas en cuestión no eran de la secretaria accidental. También detectó "ciertas analogías" entre esas rúbricas y la escritura de la ex alcaldesa, pero no pudo asegurar con total seguridad que fuesen realizadas por Salvador.

Sin embargo, en su declaración de ayer la perito calígrafo modificó en parte sus conclusiones y sostuvo "sin ninguna duda" que las firmas presuntamente falsificadas fueron obra de la ex alcaldesa. La experta justificó su cambio de postura explicando que lo que le había permitido llegar a esa certeza fue el estudio de la firma de la alcaldesa de los cheques objetos del proceso penal -documentos que no había analizado para hacer su informe inicial-.

Por su parte, Elena M. N. tuvo que explicar por qué no presentó la querella criminal hasta 2008 si las firmas presuntamente falsificadas se hicieron en los años 2005 y 2006. La trabajadora municipal aseguró que, cuando en 2005 preguntó por el primero de esos cheques, la ex alcaldesa le amenazó diciéndole que si hacía preguntas "se atuviera a las consecuencias". "Creí que podía tener problemas y le dije que esperaba que no volviera a suceder", testificó la querellante, quien no aclaró por qué no denunció antes tanto las supuestas amenazas como lo sucedido con los cheques firmados en 2006.

La defensa de Salvador, ejercida por el abogado Javier Martínez de San Vicente, se centró en dejar claro que, aunque las firmas se hubieran falsificado -extremo que negó reiteradamente-, esos actos no habrían tenido ninguna consecuencia negativa para el Ayuntamiento. El letrado también cuestionó la declaración de la perito calígrafo, de quien se preguntó si dentro de un mes volverá a cambiar de opinión sobre la autoría de las rúbricas.

En su informe, la fiscal mantuvo su petición de cinco años de cárcel recordando que la falsedad en documento puede darse sin que se produzca perjuicio económico. Por su parte, la defensa pidió la absolución de la ex alcaldesa argumentando que Elena M. N. presentó su querella al enterarse de que había una denuncia ante el Tribunal de Cuentas y en el contexto de la 'guerra' abierta entre Salvador y la corporación que le sucedió al frente del Consistorio.

Etiquetas