Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Zaragoza

“Vendo piso en el barrio Oliver en primera línea de agua”

Los vecinos de la calle Espronceda sufren inundaciones en garajes, trasteros y ascensores cada vez que llueve y exigen soluciones.

Inundaciones en la calle Espronceda del barrio OliverPedro Gil

Pedro Gil, vecino de la calle Espronceda, en el barrio Oliver, ha puesto en venta su piso. “Me quiero marchar de aquí porque hasta ahora no había pasado nada, pero en el último año ya ha habido tres inundaciones y no se ha hecho nada al respecto”, explica.  Cuando llueve, la vía se llena de agua, y los vecinos apenas pueden salir del portal. “En la gran tormenta que hubo a mediados de julio tuvimos dos palmos de agua -cuenta Gil-, por eso digo que vendo piso en el barrio Oliver en primera línea de agua”.

La calle Espronceda es próxima a una de las vías principales del barrio, Antonio Leyva. El terreno hace forma de balsa, por eso cuando llueve se inunda con facilidad, causando destrozos fundamentalmente en los garajes, trasteros y ascensores. “Al principio solo había filtraciones, que se producían cuando los coches golpeaban el agua al pasar por la calle, y tampoco supieron darnos solución”, indica el vecino. Ahora, los daños son mayores y los afectados se ven abocados a llamar a un seguro privado “para achicar el agua. Como llamamos con frecuencia nos suben la cuota cada año y la situación termina siendo insostenible”, lamenta Gil.

Los vecinos consideran que una solución sería arreglar el asfaltado de la calle, para que deje de tener forma de balsa, “y poner algún registro más de desagüe, teniendo en cuenta que solo hay dos arquetas en toda la calle”. Además, denuncian que la acera “está hundida” y que solo cuenta con 50 centímetros de anchura, lo que dificulta el tránsito de peatones. Manuel Clavero, presidente de la Asociación de Vecinos Oliver, habla de “tratar entre todos de que la situación mejore”, ya que recuerda que calles como Espronceda “mantienen el mismo trazado que cuando se levantó el barrio y desde entonces no se ha renovado el sistema de saneamiento y vertido”.

Tal y como señala el presidente vecinal, las inundaciones no es la única consecuencia negativa que se produce tras las tormentas en el barrio. La última vez, parte de los residentes de Oliver se quedaron sin poder hacer uso de los teléfonos durante tres días por un corte en la línea que tardó en arreglarse. “La gravedad no es que no tuviéramos línea, sino que se vieron afectadas las personas mayores que tienen conectado el servicio de Teleasistencia, y eso es más serio”, apunta Clavero.

Garaje de la calle Espronceda.

Las afecciones que se producen por inundaciones no escapan de otros barrios. Concretamente en Miralbueno, zona cercana a Oliver, acaban de manifestar su hartazgo cada vez que llueve con cierta intensidad, puesto que las calles quedan sumergidas y los garajes y trasteros anegados. La Asociación de Vecinos San Lamberto de Miralbueno acudirá al próximo pleno municipal para exigir al Ayuntamiento la toma de medidas necesarias que eviten que situaciones como las vividas hace unas semanas vuelvan a tener lugar.

El barrio se halla en una vaguada, como la calle Espronceda, y las alcantarillas no pueden absorber la cantidad de agua que llega hasta ellas, con el consiguiente perjuicio a las viviendas y negocios que están instalados en los bajos. Por ello, entre las propuestas vecinales se encuentra la construcción de tanques de tormentas o que se proceda a la limpieza íntegra de la red de desagüe, para que no se produzcan nuevos atascos. 

Delicias es otro de los barrios más afectados, concretamente la calle Galán Bergua, que dejó una de las imágenes más impactantes de la tormenta de mediados de julio. Vecinos y comerciantes no dejan de mostrar su malestar por las inundaciones que se producen en la vía, debidas, según consideran, al mal funcionamiento del colector, que no admite todo el agua que debería. Los afectados de todos los barrios exigen soluciones y consideran que desde el Ayuntamiento se están invirtiendo esfuerzos por “realizar obras en vías principales de la ciudad, como Antonio Leyva, pero se olvidan de las calles adyacentes, que también necesitan mejoras, y el arreglo de la canalización no es asunto menor”, concluye Gil.

 

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo