Zaragoza
Suscríbete

"Por la noche se oyen gritos y se ve gente que entra y sale sin parar"

Los vecinos del barrio Oliver, en Zaragoza, denuncian el mal estado de las parcelas abandonadas. Una de ellas, ubicada en la calle de Pilar Aranda, se incendió el pasado martes.

Parcela abandonada en la calle de Pilar Aranda
Parcela abandonada en la calle de Pilar Aranda

Solamente una cinta policial en la puerta impide el paso a una parcela abandonada en la calle de Pilar de Aranda, en el zaragozano barrio Oliver. Hace unos seis meses que nadie vive en esta propiedad y desde entonces los vecinos denuncian los continuos robos y pillajes que se han producido en ella.

"Se llevaron la puerta y la cinta policial no evita que quien quiera entre y salga sin problema". dice Paula Sánchez, una de las vecinas de este inmueble. "Han robado todo lo que había dentro, por la noche se oyen gritos y el colmo fue este martes cuando prendieron fuego a la casa y tuvieron que venir los bomberos", recuerda Sánchez, que vive con su familia a pocos metros de esta parcela.

La falta de seguridad en esta parcela, "totalmente accesible a cualquiera",  inquieta a los vecinos aún más ahora, cuando está próximo el inicio del curso escolar, ya que la casa se sitúa en un paso natural hacia los colegios de la zona. Dentro de 10 días, decenas de escolares pasarán ante la puerta abierta del inmueble.

"Si a un niño se le ocurre entrar, por mera curiosidad, puede encontrarse cualquier cosa dentro. Desde una rata a una persona de la que no sabemos qué hace y por qué está en esa propiedad abandonada", explica Sánchez.

Los vecinos denuncian también la estrechez de las aceras de algunas de las calles del barrio, su falta de accesibilidad y el mal estado del firme de la calzada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión