Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Condenado en Teruel a dos años por sustraer documentos para ser reconocido Caballero de la Orden de Malta

La juez titular del Juzgado de lo Penal de Teruel condena a un hombre por sustraer documentos con el fin de ocultar que falseó su linaje, nobleza y cristiandad.

Acceso principal al Palacio de Justicia de Teruel, donde se encuentran las oficinas del Registro Civil.
Acceso principal al Palacio de Justicia de Teruel, donde se encuentran las oficinas del Registro Civil.
Antonio Garcia/bykofoto.

Ser Caballero de Honor y Devoción de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta (Somh) no es cualquier cosa. Eso, al menos, debió pensar O. A. P., un vecino de Valencia de 39 años de edad y descendiente de Teruel que, según una sentencia del Juzgado de lo Penal de Teruel "no dudó" en sustraer del Archivo Histórico Diocesano de Teruel varios documentos para evitar ser descubierto en las irregularidades advertidas por el fiscal de esa orden religiosa en el expediente incoado a su instancia para lograr un ascenso. Y es que O. A. P. ya pertenecía a la institución como Caballero de Gracia y Devoción, pero ahora quería ser reconocido como Caballero de Honor y Devoción y para ello debía probar "su nobleza, linaje y cristiandad" a través de su árbol genealógico.

La juez titular del Juzgado de lo Penal de Teruel, Amparo Monge, condena al acusado a dos años de prisión por apropiarse del Libro II de las Partidas Sacramentales de la Parroquia de Barrachina (1693-1774) y arrancar los folios correspondientes a cuatro partidas de bautismo y matrimonio de sus antepasados de los libros IV y III de la Parroquia de Barrachina y del Libro III de la Parroquia de Villarejo de los Olmos. El acusado, que ha recurrido la sentencia ante la Audiencia Provincial de Teruel, deberá, además, indemnizar al Obispado de Teruel y Albarracín con 12.000 euros por los daños causados en dicho archivo.

Los hechos se sitúan entre finales de 2013 y principios de 2014, cuando, según el fallo judicial, O. A. P. accedió al Archivo Histórico Diocesano de Teruel llevándose los documentos. Cuando a finales de mayo de 2017 un enviado de la Sohm llega a Teruel para comprobar la autenticidad de la genealogía presentada por el acusado para lograr su ascenso, se percató de la falta de los documentos, dando cuenta de ello al director del Archivo Diocesano, que denunció los hechos en agosto de 2017.

La investigación sobre la autoría de la sustracción no ha sido sencilla. El 24 de agosto de 2017, el archivero de la Diócesis de Teruel recibió un paquete desde una parroquia de Madrid que contenía el Libro II de las partidas sacramentales de la parroquia de Barrachina desaparecido fechas atrás, pero era enviado por un sacerdote que recibió el libro de otra persona bajo secreto de confesión, por lo que el cura no pudo dar pistas.

La sentencia reconoce que no hay prueba directa contra O. A. P., pero sí una "abundante y contundente prueba circunstancial". El perito de la Sohm que revisó el linaje del acusado concluyó que todas las pruebas presentadas a partir del sexto tatarabuelo son falsas. Al parecer, su sexto abuelo no fue Administrador de la Real Renta del Tabaco de Mula (Murcia), sino un vecino de Barrachina.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión