Despliega el menú
Teruel

Teruel

Eduardo Comas: "Adelantarnos al decreto de alarma nos ha librado del coronavirus"

Es el coordinador del centro de salud de Cedrillas y su nombre ha saltado a los periódicos.
No hay ningún caso confirmado de Covid-19 en la comarca.

Teruel
Eduardo Comas, este lunes, en la puerta del centro de salud de Cedrillas, del que es el coordinador.
Heraldo

Se ha hecho usted famoso. No hay, hoy por hoy, ningún caso confirmado de coronavirus en la zona de salud que coordina como médico de Atención Primaria en Cedrillas.

No hemos hecho nada especial; explicar a la gente qué es el coronavirus y cómo se previene, decirle cómo hay que lavarse las manos y que hay que guardar dos metros de distancia entre personas.

Ni siquiera en la residencia de mayores parece haber contagios, pese a la vorágine que se vive en los geriátricos.

He estado, codo con codo, con el personal de la residencia de ancianos para que se pongan allí las medidas adecuadas. Ya las estaban poniendo. Entre todos, hemos ayudado y ha sido un éxito, porque nos hemos librado. La Atención Primaria es muy cercana a la gente y las personas te hacen caso si les hablas tranquilamente. Lo principal que hemos hecho es adelantarnos. Las primeras charlas que dimos en la zona fueron el 5 de marzo, 10 días antes de que se decretara el estado de alarma. Eso nos ha dado una ventaja importantísima.

¿Ha dado con la clave para cortar el paso a la pandemia?

No, la clave no la tiene nadie. He ayudado a que la gente haga bien las cosas.

¿Se encontró con gente reacia a adoptar medidas de prevención?

Para nada, al revés. La gente en el pueblo ha sido muy, muy, muy colaboradora. Me decían: ‘Si esto es así, habrá que hacerlo, porque no nos queremos contagiar’.

¿Hubo quien le llamó alarmista?

No, no. Tampoco di una charla alarmante. Yo dije que venía un virus y que ya veríamos qué pasaba y hasta dónde llegaba. A la gente hay que hablarle en su idioma. No puedes dar una conferencia científica a quien no es un científico.

¿Por qué cree que la pandemia se ha cebado con las residencias?

Aquí hay dos temas. Los mayores son gente pluripatológica y este virus ataca más a las personas delicadas. Por otro lado, las residencias son sitios en los que unos abuelos, que no siempre tienen bien la cabeza y por ello a menudo no saben obedecer, están muy juntos. Decidimos separar las sillas en las que se sientan. Si entra un virus en una residencia, afecta a todos, hagas lo que hagas.

Tampoco se han detectado casos entre los vecinos que viven en sus casas. ¿La despoblación juega en contra del virus?

Seguro. Aquí no tenemos Corte Inglés, metro, bus urbano, cines ni grandes estadios de fútbol. Sin eso, el contagio es más difícil. En esos sitios no hay distancias entre personas.

¿Han pecado de confiados en las grandes ciudades?

Se han tomado las medidas un poquito tarde, pero no es momento de ver si se ha hecho bien o no. Ahora hay que estar unidos, seamos de donde seamos. Luego, si hay que pedir responsabilidades, ya se pedirán. El virus, venía y venía, y no lo veíamos, obviamente.

¿El Covid-19 ha desvelado que las metrópolis son una bomba de relojería para las epidemias?

Efectivamente. Cualquiera que sepa un poco de epidemiología sabe que si hay mucha gente es más fácil transmitir. Si tú quieres matar a mucha gente, contamina el agua de una megalópolis. En un pueblo, matarás a muy pocos.

¿Ha habido mascarillas y batas para los centros de salud pequeños o se han olvidado de ellos?

Toda la sanidad ha sido olvidada. Al principio no había nada, ni para hospitales ni centros de salud.

¿Se ha contado lo suficiente con Atención Primaria en esta gran crisis sanitaria?

No, no se le ha dado el papel que le corresponde, y eso me preocupa. Habría que haberla dotado desde el principio de test reactivos y de los medicamentos que existen y no encaminarlo todo hacia los hospitales. Hubiéramos disminuido la carga viral de los afectados y las complicaciones hubieran sido menores. Mucha gente habría pasado la enfermedad en su casa y los hospitales no se habrían colapsado. Ahí nos hemos equivocado.

Etiquetas
Comentarios