Despliega el menú
Teruel

COMARCA DEL BAJO ARAGÓN

Alcañiz combate la plaga de cochinilla algodonosa en 83 moreras del casco urbano

Este insecto, cuyo aspecto recuerda a las bolas de algodón, se había instalado en estos árboles de tres calles de la localidad.

Restos de cochinilla algodonosa en un árbol de la avenida de Huesca de Alcañiz.
Restos de cochinilla algodonosa en un árbol de la avenida de Huesca de Alcañiz.
La Comarca

La cochinilla algodonosa que, como cuyo propio nombre indica, es un insecto blanco que parece algodón, se ha instalado en árboles de tres calles de Alcañiz. Para atajar el problema, bastante vistoso por su aspecto, y también perjudicial para la limpieza viaria por la sustancia que segregan estos seres, se ha tratado la plaga en las 83 moreras afectadas del casco urbano.

Las labores se llevaron a cabo la semana pasada, consistentes en practicar un agujero en el tronco de cada árbol afectado para insertar el insecticida correspondiente en su interior. Este laborioso proceso ha sido desarrollado por una empresa especializada en el control de plagas. El trabajo ha sido minucioso, ya que, al estar las moreras situadas en pleno casco urbano de Alcañiz, no se han podido fumigar desde el exterior, por lo nocivo de las sustancias empleadas para personas y animales.

Una vez impregnado el interior de los árboles del insecticida, se espera que las cochinillas hayan desaparecido alrededor del 21 de octubre. Y es que este tratamiento tiene su efecto total tres semanas después de su inicio.

Para subsanar totalmente el problema, el Ayuntamiento se ha dedicado también a la limpieza viaria de las calles afectadas, que son las de Andrés Vives, Francisco de Goya y la avenida de Huesca.

Y es que el cotonet, como también se conoce a este insecto, no solo coloniza árboles y plantas, sino que también segrega una sustancia negra que ha ensuciado las aceras y calzadas del entorno afectado. Como complemento al tratamiento insecticida, el Ayuntamiento ha empezado este miércoles acciones adicionales de limpieza viaria.

Las labores consisten, concretamente, en el baldeo y el regado a presión de las aceras afectadas por las secreciones del insecto, con el objetivo de acabar con la suciedad y con la sensación de los viandantes de quedarse pegados al suelo al caminar.

Etiquetas
Comentarios