Teruel
Suscríbete

temporal de lluvias

"Seguimos incomunicados en Olba y la gente se plantea arriesgarse a cruzar el río"

Unas 40 personas siguen aisladas desde el viernes en los barrios de los Ramones y los Tarrasones por la crecida del Mijares.

El Mijares en el acceso a los Tarrasones, este lunes.
El Mijares en el acceso a los Tarrasones, este lunes.
P.V.

Unas 40 personas siguen incomunicadas este lunes en Olba -en los barrios de los Ramones y los Tarrasones- por la crecida del río Mijares. Los vecinos de estos núcleos y los visitantes de Barcelona y Zaragoza que habían viajado a pasar el puente de Semana Santa están aislados desde el viernes por la mañana. La Guardia Civil ayudó a cruzar a algunos el fin de semana, pero la mayoría continúan esperando a que baje el nivel del agua y puedan pasar con los vehículos. Una máquina excavadora ha estado trabajando este lunes por la mañana para quitar grava e intentar habilitar el paso a los Ramones, pero no ha sido posible.

"La gente se está poniendo nerviosa. Algunos se tienen que ir este lunes de viaje y la gente se plantea arriesgarse a cruzar el río. Es peligroso, yo no me atrevería a salir. Tienen que solucionar este paso ya. No puede ser que cada vez que hay una crecida nos quedemos aislados. En octubre, después de varios días incomunicados, nos dijeron que lo iban a solucionar, pero no han hecho nada desde entonces", se lamenta Sonia Martínez, vecina de los Ramones.

Una máquina intentando habilitar un paso para los Ramones, en Olba, este lunes.
Una máquina intentando habilitar un paso para los Ramones, en Olba, este lunes.
S.M.

Los vecinos de este núcleo acceden a sus viviendas habitualmente por un badén en el río, pero cuando crece el caudal no se puede cruzar y quedan aislados. Sonia y su familia han vivido esta situación varias veces en los últimos años. En octubre, en la última crecida, la Guardia Civil tuvo que llevar varios días a su hijo al colegio de Olba.

"Hace 14 años que vinimos a vivir aquí porque nos gustó mucho el pueblo. Somos de Valencia y Barcelona. Nuestro hijo nació en Olba. Salvo el problema del acceso por el río, nos encanta vivir aquí. Ahora estamos montándonos una casa rural. No hay mucho trabajo en la zona y el turismo es una salida. Esperemos que solucionen pronto el paso del río porque nos afecta mucho a los vecinos y a los visitantes", apunta.

Una familia atrapada en los Tarrasones

En los Ramones viven de fijo unas 25 personas y en los Tarrasones, una familia de cuatro miembros, que continúa aislada. "La crecida del río se llevó las pasarelas por las que pasábamos. Antes usábamos un camino como salida de emergencia pero hubo un derrumbe tras la crecida de octubre y no lo han reparado. No podemos salir hasta que baje el nivel del agua y el río aún lleva medio metro de altura. La Guardia Civil nos ha dicho que en caso de emergencia tendrían que venir con helicóptero. Pedimos soluciones ya para que no vuelva a pasar. Somos un barrio olvidado, nos sentimos abandonados por la administración", se lamenta Pascual Varón, vecino de los Tarrasones.

Pascual, su pareja y sus dos hijos de 4 y 6 años llevan cuatro días aislados. "Ahora se habla mucho de despoblación y del medio rural, y deberían preocuparse por arreglar esto. Pedimos una solución: un paso más elevado por el río o una pista", añade. Ellos llevan 12 años viviendo en este núcleo de Olba y restaurando su masía y el entorno.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión