Despliega el menú
Teruel

temporal de lluvias

Incomunicados por la riada en Olba: "El pueblo está lleno de gente y no puede salir"

Los vecinos de dos barrios de Olba (los Ramones y los Tarrasones), en Teruel, se han quedado aislados nuevamente tras la crecida del río Mijares en plena Semana Santa. 

Los vecinos de Olba se han quedado incomunicados en plena Semana Santa por la crecida del río Mijares tras las lluvias de este miércoles en Teruel.
Los vecinos de Olba se han quedado incomunicados en plena Semana Santa por la crecida del río Mijares tras las lluvias de este miércoles en Teruel.
S. M.

Incomunicados y sin poder salir del pueblo a menos que venga la Guardia Civil. Así se han quedado decenas de vecinos en los barrios de Los Ramones y los Tarrasones, en Olba (Teruel), tras las lluvias que trajo este jueves la Semana Santa en la provincia. "Hay una riada que no deja ni salir andando ni en coche. El barrio está lleno de gente de fin de semana y personas que tienen que ir a trabajar mañana y no pueden salir", relata Sonia Martínez, vecina del barrio de los Ramones.

Según cuenta esta afectada, que ha llamado a la Guardia Civil para advertir de la situación a las 7.00 de este viernes, la crecida del río Mijares -que se ha desbordado completamente a su paso por la localidad turolense de Olba- ha dejado el pueblo y a los vecinos incomunicados a causa del temporal de lluvias. Esta vez, y a diferencia de las anteriores avenidas, la riada les ha pillado "desprevenidos", pues el radar que tienen instalado para anticipar este tipo de situaciones no les advirtió de que esto pudiera ocurrir. "No tenemos un aviso de que fuera a saltar el río. En octubre aun dijeron que, con la gota fría, podría desbordarse. Pero esta vez miramos el radar y no se veía que hubiera golpes fuertes de agua. Sabíamos que estaba lloviendo aquí bastante, pero por arriba no", señala esta vecina. 

En estos momentos, decenas de habitantes del municipio, además de gente que ha venido de fuera a pasar estos días, se están organizando para refugiarse en las casas a la espera de que llegue la Guardia Civil. La única forma que tienen de abandonar el pueblo -dicen- es en todoterreno y "jugándotela por la pista". Por eso, prefieren esperar a los agentes, para no correr riesgos.

"Normalmente somos unas 30 personas, pero aquí dentro hay más de 10 coches. Rondamos los 50. El barrio está lleno en Semana Santa. La Guardia Civil vendrá a llevarse con tododerreno a los que tienen urgencia en salir hoy, dejando aquí el coche. Se los llevan a Sarrión a coger el tren", recalca Sonia, quien se está haciendo una casa de turismo rural en el pueblo. 

Las riadas, asegura, complican mucho el trabajo y la vida en Olba. Sobre todo, a quienes ya tienen su proyecto de vida en la zona. "Aquí estamos montando una casa de turismo rural y es un problemón. Estamos pendientes de ver si nos hacen un paso en condiciones para que si viene una riada gordísima, aunque te quedes una horas aislado no pasa nada, pero llegar a estar cinco días incomunicados como hemos estado no es normal", denuncia esta vecina del barrio de Los Ramones. Según señala, el panadero en estos momentos ha hecho una gran inversión en el negocio de la localidad y asegura que tiene un montón de monas de Pascua y gente trabajando con no pocas complicaciones. "Están saliendo con lo mínimo de lo mínimo haciendo viajes a las seis de la mañana para sacar el pan que puedan en todoterreno", explica.

"Y todo eso -reivindica- por un paso en condiciones, que ni siquiera es un puente", matiza. 

En Facebook, varios vecinos han creado ya un grupo para reivindicar la ejecución de un paso que les permita salir del pueblo en caso de crecida extraordinaria. Se llama 'Los Ramones por un paso sin peligro', y ha unido a decenas de habitantes de esta localidad para reclamar una solución a este problema que cada vez que llueve con fuerza en Teruel les deja incomunicados. "En principio nos han dicho que nos lo van a solucionar, pero no nos han dado fecha ni sabemos qué se va a hacer ni cuándo. Es un hándicap muy grande estar así. Ahora pasa algo y es un problema salir con el coche. De aquí a que te saquen no puedes hacer otra cosa que esperar. No tiene acceso ahora mismo una ambulancia y el helicóptero si viene a ver dónde para", lamentan los vecinos.

Sonia Martínez, que ya ha vivido varias crecidas de este tipo en el municipio, asegura que hay gente que ante este tipo de situaciones se empeña en salir como sea, "y se la juega" -advierte- porque por la pista si no es con todoterreno no se puede pasar. Otros, por el contrario, se organizan como pueden a la espera de ser evacuados por la Guardia Civil. "Hay gente que va a subir ahora a mi casa con las maletas porque hay vecinos de Zaragoza, de Barcelona… que habían venido a pasar la Semana Santa aquí. La Guardia Civil siempre nos ha dicho que lo que puedan hacer lo harán, y nos ayudan mucho. En octubre incluso llevaron a los niños al cole. Nos apoyaron bastante. Hoy no sabemos si va a ir a más, pero si sigue lloviendo por Teruel esto va a seguir creciendo", augura esta vecina del barrio de Los Ramones, en Olba.

En el barrio de los Tarrasones: "Nos hemos quedado incomunicados, sin poder salir"

La crecida del río Mijares ha dejado también incomunicados a los vecinos del barrio de los Tarrasones. "Ahora estamos una familia de dos adultos y dos niños en casa. Sin poder salir del barrio", explica Pascual Varón, otro habitante de Olba, quien relata que otra familia que iba a venir al pueblo a pasar estos días no ha podido acceder a él y se han tenido que dar la vuelta. "Estamos en una situación bastante crítica porque ni andando ni en coche podemos pasar. El paso que teníamos de emergencia, que de normal es peatonal -una alternativa por la montaña de un par de kilómetros- se derrumbó y nadie lo ha arreglado. Ahora mismo estamos sin poder salir por ningún sitio", denuncia este vecino, que lamenta la "dejadez" institucional que hay a este respecto. Tanto la administración como la Delegación de Gobierno les dicen que en su caso no se va a poder hacer nada. "Yo estoy con oxígeno domiciliario y ahora mismo estoy bien, pero si no baja el río y pasan días tendrán que traerlo de alguna manera", reclama este turolense, que lleva 20 años con su familia viviendo en este barrio de Olba, donde tienen a dos niños escolarizados. En el barrio de los Tarrasones hay siete casas, de las que ahora mismo habitan solamente todo el año una, y otra familia que viene en verano y se ha tenido que marchar al no poder acceder por carretera. "La única manera de sacarnos de aquí es en helicóptero. Hemos hablado con el Ayuntamiento para buscar soluciones... Hay vecinos que saben bastante del terreno y de un camino antiguo que se podría arreglar para poder salir en caso de emergencia, pero a día de hoy no tenemos respuesta. En octubre estuvimos nueve días y ahora imagino que nos tocará a los vecinos pagar la reparación de todo porque nadie asume nada", lamenta Pascual Varón, quien se desplazó hace unas semanas con su familia a Madrid para participar en la 'Revuelta de la España Vaciada'. "Quisimos reivindicar que no por ser menos tenemos menos derechos, pero luego te das cuenta de que un barrio pequeño tiene menos derechos que una gran capital, y al final hay personas que no pueden acceder a su casa", denuncia este turolense. El suyo -recalca- es el típico caso de despoblación. Pero las mismas autoridades que se lo reconocen le hablan de "prevaricación" si intentan solucionar su problema. "Dicen que mi caso es el típico de despoblación, que les da mucha rabia, pero no saben hasta qué punto se podrá hacer algo. Yo estoy convencido de que si se arregla el acceso, el pueblo se recuperará. Pero ahora mismo, con dos niños escolarizados y 20 años viviendo aquí, no me veo recompensado por ningún sitio. Tenemos la sensación de que no importamos", concluye Pascual.

Los vecinos del barrio de los Tarrasones, incomunicados por la crecida del río Mijares a su paso por la localidad turolense de Olba.
Los vecinos del barrio de los Tarrasones, incomunicados por la crecida del río Mijares a su paso por la localidad turolense de Olba.
Etiquetas
Comentarios