Despliega el menú
Teruel

Teruel, la zona más lluviosa del país un año después de sufrir una sequía extrema

El Ayuntamiento aparcará el sondeo previsto para buscar nuevas fuentes de abastecimiento.

Mapa de sequía en el presente año agrícola de la Aemet.
Mapa de sequía en el presente año agrícola de la Aemet.
Heraldo.es

El sudeste de Teruel es la zona de España que más lluvias ha registrado durante el presente año agrícola –que empezó el pasado 1 de septiembre– respecto a su régimen de precipitaciones habitual. El mapa de sequía que elabora la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) señala que el área más húmeda de toda la Península Ibérica fue desde septiembre a diciembre pasados la mitad meridional de la provincia turolense y el centro de Tarragona.

El liderazgo en lluvias llega solo un año después de que Teruel sufriera una sequía extrema que obligó a restringir el consumo de agua en la capital con el cierre de todas las fuentes públicas, la suspensión del baldeo de calles y la limitación del riego de zonas verdes. El vuelco se ha debido a una serie de temporales de Levante que han dejado precipitaciones intensas, sobre todo entre la capital y el límite oriental.

El sudeste de provincia de Teruel recibe de la Aemet un Indice de Precipitación Estandarizado (SPI en las siglas inglesas) de 1,5 a 2, que corresponde a un periodo "muy húmedo". Por el contrario, la zona que menos precipitaciones ha recibido respecto a sus cifras habituales engloba a Vizcaya y las áreas limítrofes de Santander, Burgos y Álava.

El delegado en Aragón de la Aemet, Rafael Requena, recuerda que 2017 fue un año "espectacular" por la abundancia de precipitaciones en Teruel, hasta el punto de acumular 587 litros por metro cuadrado, la cifra más alta desde 1959. Octubre registró lluvias muy copiosas –110 litros por metro cuadrado entre los días 18 y 19–. Para Requena, la clave de que la provincia lidere el índice de precipitación es "la preponderancia de los temporales mediterráneos frente a los atlánticos". Mientras los primeros traen nubes cargadas de agua, los segundos llegan agotados a Teruel.

Las intensas lluvias han permitido pasar de un pantano del Arquillo –abastecedor de la ciudad– al 13% de su capacidad en febrero de 2018 a un embalse rebosante. Ante la drástica mejoría de las reservas, el concejal delegado de Medio Ambiente, Julio Esteban, señala que el Ayuntamiento se «replantea» la ejecución inmediata del sondeo previsto en busca de nuevas fuentes de abastecimiento. Esteban aclara que la redacción del proyecto para hacer una perforación en busca de acuíferos alternativos seguirá adelante para tenerlo listo y poder ejecutarlo en caso de que se registre otra sequía, un fenómeno que "se repite cíclicamente".

Etiquetas
Comentarios