Teruel

El embalse de Santolea se vacía por primera vez para las obras de recrecimiento de la presa

Se ha construido ya una pequeña balsa para salvar los peces y caminos de acceso hasta el lugar de los trabajos, que durarán 32 meses.

El insólito aspecto que ofrece Santolea, vacío por primera vez desde su construcción.
El insólito aspecto que ofrece Santolea, vacío por primera vez desde su construcción.
Pablo Marqués

Los curiosos que se acerquen estos días al embalse de Santolea podrán disfrutar de unas vistas que quizá no se vuelvan a repetir en muchos años. Las obras de ampliación arrancaron hace unas semanas y la presa luce totalmente seca, un hecho insólito desde su construcción. Las primeras labores sobre el terreno han servido para realizar una pequeña presa que permita la supervivencia de los peces, justo en la salida del agua del embalse. Ahora, se acondiciona una pista de acceso para que la empresa adjudicataria de las obras recoloque los áridos, que actualmente se encuentran aguas arriba de Santolea y que se utilizarán para la construcción de los primeros cimientos de la presa.

La ampliación de Santolea supondrá un auténtico balón de oxígeno para los regantes del Bajo Aragón histórico. El comienzo de las obras ha sido recibido con alegría y satisfacción. Los trabajos, con un presupuesto de 24 millones de euros, tendrán que estar finalizados en un plazo máximo de 32 meses, para el verano de 2021. Santolea pasará a disponer de una capacidad cercana a los 100 hectómetros cúbicos, más del doble de lo que hasta ahora podía recoger.

Desde la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), perteneciente al Ministerio para la Transición Ecológica y que se encarga de las obras, indican que el objetivo ahora es la realización de un vial que servirá para acceder a la ubicación del cuerpo de la futura presa. Se construirá un túnel, de unos 300 metros de longitud, que facilitará este acceso por una de las colinas interiores del embalse y se estima que los trabajos durarán hasta el mes de abril.

Será entonces cuando llegue el trabajo más complicado. Se construirá un canal de desvío del agua de la presa de cola, que quedará justo detrás de la ampliación, con el objetivo de llevar el agua de este pantano hasta el río Guadalope en el futuro. Según Acuaes, la actuación comenzará en marzo. La fórmula elegida para este nuevo embalse es la de hormigón compactado con rodillo, que se realizará por capas. El principal beneficio es la rapidez de ejecución frente al sistema tradicional de elevación por bloques. Desde Acuaes destacan que la obra llegará a tener picos de hasta 150 trabajadores.

El vaciado del pantano para poder desarrollar las obras de ampliación de la presa limitará el riego de los campos en las próximas dos temporadas. Aunque este 2018 ha sido el año más lluvioso en la provincia desde 1958, algo que asegura cierto colchón para la próxima campaña agrícola, por delante quedará un año en el que la sequía podría volver al territorio. "Nos tendremos que adaptar y restringir los riegos. Los agricultores tienen que saber que no podrá haber una segunda cosecha y que han de apostar por el cereal temprano", explica el presidente de los regantes del Guadalope, José Fernando Murria.

Etiquetas
Comentarios