Teruel

Una recogida de firmas exige la conservación del puente de Castellote, aflorado al vaciar Santolea

El desembalse del pantano para las obras de recrecimiento ha sacado a la superficie un puente que llevaba 89 años sumergido y cuyo futuro todavía es incierto.

Perdiguer (izda.), antiguo vecino de Santolea, junto a un familiar en el puente aflorado.
Perdiguer (izda.), antiguo vecino de Santolea, junto a un familiar en el puente aflorado.
Archivo Miguel Perdiguer

El pantano de Santolea está siendo el lugar de peregrinaje de muchos bajoaragoneses para observar su insólito aspecto actual, completamente vacío. Así estará mientras se ejecuten las reivindicadas obras de recrecimiento, ya en marcha. El vaciado ha sacado a la luz un extenso fondo que no ha dejado a nadie indiferente por los elementos naturales y patrimoniales que ha dejado al descubierto. Uno de ellos es un puente cuya existencia muchos sabían por las historias de los mayores pero que no habían podido contemplar.

Tras casi un siglo escondido bajo las aguas ha emergido y una iniciativa social ha promovido una campaña de recogida de firmas para reivindicar su conservación, pues las obras, según lo proyectado, prevén eliminarlo. El interés es tal que en apenas dos días se recopilaron más de 700 firmas a través de la plataforma ‘online’ Change.org y el número no para de crecer.

El movimiento reivindicativo se fraguó en las redes sociales por muchas personas que compartieron las fotos que tomaron al visitar la zona el pasado fin de semana. El embalse fue el lugar de paseo elegido por muchos que repararon en el singular puente, de sillares de piedra y un solo arco.

"Voy a cumplir 63 años y nunca lo había visto. Es un elemento que habría que estudiar y tratar de conservarlo", explica Adolfo Giner, natural de Castellote y que inició la campaña como respuesta a la inquietud de "mucha gente". Las fotos y la propuesta de "hacer algo" se compartieron en muchas páginas dedicadas a la divulgación del patrimonio, entre las que Giner nombra a Ricardo Figueras, ‘Explorador de proximidad’ o ‘Enamorados del Pantano de Santolea-Castellote’. "Hay muchas, yo solo di el paso y activé la petición pero sin esperar que en unas horas alcanzase tal repercusión", añade. En el escrito de la recogida, el grupo de vecinos considera que "derruir el puente sería un atentado contra el patrimonio y una falta de respeto más a los habitantes del territorio". Es por ello que piden "que se desmonte piedra a piedra y se monte en el sitio donde estaba el pueblo de Santolea u otro lugar del entorno y que pueda visitarse".

No son muchos, pero algunos vecinos de la zona todavía lo recuerdan antes de la llegada del agua. Uno de ellos es Miguel Perdiguer que con cerca de diez años de edad vivió parte de las obras de construcción del pantano, que tuvieron lugar entre 1925 y 1930. Entonces vivía en Santolea con sus padres y en su casa acogieron a uno de los ingenieros que trabajaban en la construcción. "Él era de Zaragoza y en una ocasión nos dijo ‘volveré el lunes’ y lo fuimos a esperar para que nos montara en su auto, porque entonces no abundaban. Ese día recuerdo ver el puente", explica. Hace varias semanas regresó al lugar para reencontrarse con el paraje y tomar alguna foto de esta "joya histórica". "Si por mí fuera y costara poco dinero, encantado, eso tiene un valor histórico y de recuerdo...", comenta Perdiguer sobre la posibilidad de conservarlo.

Los promotores de la campaña instan a no repetir errores. "No volvamos a destrozar el patrimonio, los recuerdos, la historia y la vida de nuestras comarcas", expresan. Recuerdan que en el pasado se dinamitó el pueblo de Santolea entero "de forma injustificada". "Hagamos al menos que este puente sirva como símbolo y recuerdo de aquel injusto desalojo, de aquella incomprensible voladura", concluyen. En 2010 ya se derribó el llamado puente de Santolea, de dimensiones mayores que el de Castellote.

La petición en Change.org está dirigida al Ayuntamiento de Castellote, a la Diputación de Teruel y al Gobierno de Aragón. En el Departamento de Patrimonio de DGA aseguran que desde el inicio de las obras se está ejerciendo un control arqueológico y que el puente, que efectivamente estaba bajo el agua, "será estudiado". Estos análisis serán realizados por los técnicos en los próximos días y una vez se obtengan las valoraciones se decidirá qué medidas se adoptan.

Etiquetas
Comentarios