Despliega el menú
Teruel

Visto para sentencia el juicio a Francis Franco por un delito de atentado contra la autoridad

La defensa de Francis Franco ha intentado demostrar en esta vista oral que el acusado estaba en Madrid el día de los hechos investigados.

Francis Franco conversa con abogados poco antes de entrar al juicio
Francis Franco argumenta que un exempleado suyo conducía el coche que embistió a la Guardia Civil
Jorge Escudero

El juicio a Francisco Franco Martínez-Bordiú,acusado de huir de una patrulla de la Guardia Civil el 30 de abril de 2012 y acabar embistiendo al coche oficial junto a un exempleado suyo, ha quedado visto para sentencia en Teruel tras tres jornadas de vista oral.

La defensa de Francis Franco ha intentado demostrar en esta vista oral que el acusado estaba en Madrid el día de los hechos investigados.

Las acusaciones han ratificado sus peticiones de pena para Franco, que se enfrenta a seis años de prisión por atentado a la autoridad, un delito contra la seguridad vial y un delito de lesiones, que habría producido a uno de los agentes, que ha ejercido en este caso la acusación particular.

Franco ha sido juzgado junto a un exempleado suyo, Silviu Nicolae, que presuntamente viajaba como copiloto aquella mañana, y que se enfrenta a cuatro años de prisión.

Así, en la jornada de este miércoles las partes han presentado las conclusiones tras tres días de vista en los que la defensa de Franco ha incidido en las declaraciones de los testigos, que han declarado haber visto a Francisco Franco en Madrid aquel 30 de abril, y que por tanto quien conducía el coche implicado era el exempleado de Franco, Mateus Toader.

Franco ha sido juzgado junto a otro exempleado, Silviu Nicolae, que supuestamente viajaba como copiloto del coche implicado, que era propiedad de la sociedad de la familia de Francisco Franco que tenía una finca de caza cercana.

"Tenemos pruebas creíbles" ha dicho en sus conclusiones la abogada de la defensa de Franco para demostrar que su defendido estaba aquel día en Madrid, y ha defendido ante las críticas de la acusación que "las declaraciones y los testigos han sido coherentes", teniendo en cuenta que han pasado cinco años después de los hechos.

Franco ha alegado en el juicio que, el que se vio implicado en el suceso como conductor del vehículo es Marius Toader, que había trabajado para las sociedades de la familia Franco como guarda de caza, y así lo han declarado testigos de la defensa que aseguran haber hablado con él por teléfono aquel día y les dijo que había tenido un "incidente" con la Guardia Civil, aunque no lo vieron.

Toader no ha declarado por videoconferencia tal y como estaba previsto, al no haberle podido localizar en Rumanía en las fechas en las que se celebraba el juicio.

La letrada de Franco ha apoyado su petición de libre absolución diciendo que las grabaciones de los agentes y los informes periciales indican que no habían visto bien la cara del conductor o que el golpe no se produjo como se ha denunciado, entre otras cuestiones.

Del mismo modo se ha pronunciado el abogado de Silvius, que ha destacado que a lo largo del juicio "han decaído los únicos indicios" que han llevado a juicio a su defendido y a Franco, "no existe el más mínimo de prueba" contra ellos.

Las acusaciones han incidido en algunas contradicciones de los testigos y en la declaración de uno de los testigos, que en un primer momento ante la Guardia Civil dijo que había recogido a Franco y a Silvius en el entorno donde luego aparecería el coche particular implicado en los hechos abandonado, y que luego se retractó en una posterior declaración cuando dijo que era Toader, versión que ha mantenido en el juicio.

Etiquetas
Comentarios