Despliega el menú
Teruel

Los cauces de varios ríos, sin agua debido a la larga sequía que sufre la mayor parte de la provincia

Tramos de cabecera de los ríos Guadalaviar, Mijares, Alfambra y Tajo llevan un mes sin caudal debido a la falta de precipitaciones, particularmente prolongada en las comarcas del sur y sudoeste de Teruel.

El cauce del Mijares, al fondo, completamente seco a su paso por La Puebla de Valverde y Valbona.
Los cauces de varios ríos, sin agua debido a la larga sequía que sufre la mayor parte de la provincia
J. Escriche

La prolongada sequía que padecen la provincia de Teruel ha provocado la desecación de tramos en algunos de los principales ríos y empieza a generar problemas de abastecimiento, aunque, de momento, circunscritos a campamentos infantiles. Sectores del Mijares, Guadalaviar, Alfambra y Tajo están completamente secos a estas alturas de año y las expectativas de lluvias a corto plazo que permitan recargar los acuíferos e incrementar los caudales son nulas.

El Alfambra está seco desde hace veinte días a su paso por Villalba Baja. El alcalde pedáneo de este barrio rural de Teruel, Lucinio Hernández, explicó que la desecación se ha adelantado este año porque "se nota mucha sequía". Los huertos que rodean al pueblo llevan un mes sin regarse por falta de caudal. Hernández reivindicó la construcción del pantano de los Alcamines como única garantía de riego, aunque duda de que la presa se haga realidad tras décadas de trámites sin avances significativos. Añadió que actualmente los chopos copan la zona regable de la localidad porque no existe agua suficiente para otros cultivos.

El Guadalaviar está también seco en la cabecera, a su paso por Villar del Cobo, aunque recupera algo de caudal al llegar a Tramacastilla –apenas 70 litros por segundo–. El alcalde de Villar, José Miguel Aspas, explicó que el cauce está "a cero" desde el pasado mayo. Aunque en verano es frecuente que el río se quede sin reservas, este año el problema se ha adelantado por la falta de lluvia y las altas temperaturas.

En la localidad de Torres de Albarracín, aguas abajo de Tramacastilla, el río vuelve a fluir pero el alcalde, Inocencio Martínez, reconoció que "falta agua". De hecho, el Ayuntamiento ha emitido un bando prohibiendo el riego de jardines o lavar coches con el agua de la red municipal. Martínez añadió que los regantes han recibido advertencias para que respeten el caudal ecológico.

Los camiones cisternas de los bomberos de la Diputación Provincial abastecen de agua a campamentos juveniles de Guadalaviar y Orihuela del Tremedal. La alcaldesa de Orihuela, Rosa María Sánchez, achaca los apuros del campamento Montes Universales a la afluencia de grupos muy numerosos de campistas que desbordan los limitados recursos de su captación.

El problema se extiende a prácticamente toda la provincia, con especial incidencia hacia el suroeste. El director provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Héctor Palatsi, explicó que los caudales de los ríos de la cuenca del Ebro también acusan la sequía. El Martín, Guadalope y Aguasvivas tienen actualmente "un tercio del caudal habitual en estas fechas".

El mapa de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) que refleja la intensidad de la sequía en los últimos dos años sitúa al oeste de la provincia de Teruel y la zona contigua de Guadalajara como el área más castigada de toda España junto con la franja costera de Cataluña. En el presente año hidrológico –desde el 1 de septiembre de 2016–, el oriente turolense es el territorio más seco de Aragón.

La Fuente García, en el nacimiento del Tajo, está prácticamente seca, aunque el caudal del río se repone ligeramente aguas abajo. El alcalde de la vecina localidad de Frías de Albarracín, Benito Lacasa, señaló que la precipitación en la localidad ronda el 40% de lo habitual. Añadió que, al agotarse la captación que abastecer el pueblo por gravedad, el Ayuntamiento tiene que bombear agua desde "un mes antes que el año pasado". La situación que atraviesa la Sierra de Albarracín es, a su juicio, "preocupante"

El Mijares está seco a su paso por Valbona. Víctor Sanz, concejal, explicó que desde mediados de julio el cauce se ha quedado sin rastro de agua. A juicio de Héctor Palatsi la desecación de los ríos se ha "adelantado" este verano por el agotamiento de los acuíferos. A su juicio, "no es normal" que el Mijares esté agotado a estas alturas de verano y reconoció que las expectativas son "muy malas" a corto plazo.

Etiquetas
Comentarios