Despliega el menú
Teruel

Gea de Albarracín se traslada en el tiempo al siglo XVII

La localidad turolense recrea en escenarios naturales la deportación de su población musulmana por Felipe III.

Una de las representaciones tuvo lugar en el lavadero de Gea de Albarracín.
Gea de Albarracín se traslada en el tiempo al siglo XVII
Jorge Escudero

El municipio de Gea de Albarracín se ha trasladado por octavo año consecutivo al siglo XVII con la celebración de la ‘Expulsión de los Moriscos’, una fiesta que recrea el destierro del colectivo musulmán –que aglutinaba a la mayor parte de la población– en 1610. Según explicaban ayer desde la Asociación El Solanar, la entidad que organiza la recreación teatral, con esta actividad se quiere poner el acento en la deportación que tuvo lugar en Gea de 2.500 personas, lo que representaba un 95% de la población local, por el rey Felipe III. "El pueblo quedó vacío", indicaron.

Durante este fin de semana, todos los vecinos del pueblo de la Sierra de Albarracín se han volcado con la celebración. En total, participan en los espectáculos 27 actores de la propia localidad y de Teruel, que lo hacen de manera voluntaria, sin recibir ninguna retribución a cambio. A estos se suman los figurantes que durante estos días transportan a los visitantes cuatro siglos atrás, luciendo el vestuario típico de la época y realizando escenas de la vida cotidiana. "Esta recreación es tan espectacular por la labor de los vecinos del pueblo, que recrean perfectamente cómo era Gea en 1610", resumió Javier Redrado, el presidente de la asociación cultural El Solanar.

La localidad celebró ayer su día principal con una jornada repleta de actividades, que estuvo acompañada por la animación callejera del grupo Los Alarifes. Por la mañana se realizaron unos talleres artesanales, en los que sus participantes pudieron hacer labores propias del siglo XVII. Ya por la tarde, tuvo lugar una representación teatral en la que se mostraron los días previos a la expulsión, en un recorrido con cinco escenas por las calles del pueblo. A las once, tuvo lugar un concierto cuyas letras tenían como nexo común el abandono de la tierra, un homenaje a todas las personas que se ven obligadas a dejar sus hogares. La jornada terminó con una verbena de las mano de Los Folkámbulos, con canciones populares de Aragón, y una disco móvil hasta el amanecer.

La recreación concluye hoy con el acto más esperado: la representación del acto de expulsión en la plaza del Ayuntamiento, en la que los participantes recorrerán el antiguo camino de Tortosa, el mismo que atravesaron los moriscos cuando fueron obligados a irse de sus casas.

Por último, se despedirá esta fiesta temática con una paella popular a partir de las dos y media de la tarde.

Etiquetas
Comentarios