Despliega el menú
Teruel

La operación asfalto de Teruel llegará a 14 calles

Las obras tienen un presupuesto de 200.000 euros.

El puente de la Equivocación, en Teruel.
El puente de la Equivocación, en Teruel.
Jorge Escudero

La operación asfalto de 2017 renovará el pavimento de trece calles de Teruel, además del Puente Nuevo, con problemas de filtraciones que afectan a sus pilares. La mejora de viales, con un presupuesto total de 200.000 euros, ha sido presentada este miércoles en la Comisión de Infraestructuras del Ayuntamiento por el concejal delegado de este área, Juan Carlos Cruzado.

Las mejoras tendrá presupuestos que oscilarán entre los 35.000 euros que se invertirán en la calle Juan de Lanuza y sus perpendiculares y los 2.000 euros que se destinarán a mejorar las calles Santo Domingo y San Braulio. Las obras, pendientes de la redacción de los correspondientes proyectos, deberán ejecutarse antes de que lleguen los fríos del próximo invierno.

Cruzado ha explicado que los criterios seguidos para elegir las calles a mejorar son su conveniencia técnica y las demandas presentadas por las asociaciones de vecinos. El concejal añade que las obras se ejecutarán de forma dispersa por todos los barrios.

La lista de actuaciones incluye las calles Monotes, Ollerías del Calvario, Don Quijote, Córdoba, Alicante, Tadeo Calomarde, Jaca, Santo Domnigo, San Braulio, Alondras, Cerro de San Ginés, Hermanos Pardo Sastrón y Juan de Lanuza y sus perpendiculares. Además, se remozará el asfaltado del Puente Nuevo con 14.000 euros.

El puente de la Equivocación

La empresa elegida para renovar el puente de la Equivocación ha comunicado al Ayuntamiento que renunciará a la obra porque “no le salen los números”, según confirmó el martes Juan Carlos Cruzado. Las obras, con un coste que ronda los 200.000 euros y que están financiadas con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) de 2016, tenían que justificarse el próximo mes de septiembre.

El Consistorio ha pedido una prórroga ante la imposibilidad de cumplir el plazo fijado tras el último contratiempo. Ante el desestimiento del adjudicatario, el Ayuntamiento deberá buscar un sustituto entre las empresas que quedaron en los siguientes puestos en el proceso de licitación.

Etiquetas
Comentarios