Despliega el menú
Teruel

Juan Carlos Cruzado: "La ciudad crecerá hacia el nuevo hospital, que terminará rodeado de casas"

El concejal popular, recién nombrado delegado de Urbanismo, dice que en esta Corporación será difícil resolver su principal desafío, poner al día el PGOU de 1985.

Juan Carlos Cruzado (PP), delegado de Urbanismo, a las puertas del Ayuntamiento.
Juan Carlos Cruzado (PP), delegado de Urbanismo, a las puertas del Ayuntamiento.
Antonio García/Bykofoto

Después de dos intentos fallidos de revisar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ¿a la tercera será la vencida?

Confió en que sea así. Es una necesidad de la ciudad, que desde 1985 ha cambiado mucho. La revisión es prioritaria pero no sé si dará tiempo a aprobarla en esta legislatura, aunque la pondremos en marcha. Es un objetivo añadido al funcionamiento diario del urbanismo de la ciudad. Crearemos una oficina gestora del PGOU sin descuidar el día a día.

No le veo convencido de aprobar el nuevo PGOU antes de que acabe su mandato.

Hay que poner en marcha el proceso, que incluirá un primer documento con alegaciones que habrá que resolver. Si, como en el anterior intento, hay 800 alegaciones el proceso se puede demorar.

¿Qué cambiará para que ahora sí que salga adelante?

Con la intención del equipo de gobierno de que sean los técnicos municipales los que lleven la iniciativa de la revisión, entiendo que será más fácil todo. La gente que trabaja en el Ayuntamiento conoce mejor la idiosincrasia de la ciudad y es más fácil decidir cómo será la ciudad del futuro que con alguien que viene de fuera y desconoce la realidad de Teruel.

¿Por qué prefiere dejar en manos de los técnicos municipales el nuevo PGOU?

La clave es que las personas que pilotarán el proceso serán del Ayuntamiento, y saben que una cosa es la teórica del urbanismo y otra las características que tiene realmente Teruel. Hay que entender que el PGOU está condicionado por la ciudad existente, que se tiene que tener en cuenta. Si se conocen los condicionantes, las cosas serán más fáciles.

¿Cuándo se creará la oficina municipal encargada de la revisión del PGOU, paralizada desde 2011?

Esta presupuestada para 2016 pero no se ha cerrado su composición. Cuando se complete la incorporación de la plantilla de la extinta Gerencia de Urbanismo al Ayuntamiento, lo que ocurrirá previsiblemente en septiembre, se creará la oficina.

¿Cuántas personas se dedicarán a planificar la ciudad del futuro?

Cuatro o cinco. Tres profesionales con estudios superiores, un técnico y un administrativo.

¿Qué modelo de ciudad propone para desarrollar en el PGOU?

Creo que lo más adecuado es una ciudad compacta, porque abarata la prestación de servicios. Llevar infraestructuras lejos encarece mucho los costes. Debe ser compacta pero con posibilidades de crecimiento.

¿El hospital del Planizar condicionará el crecimiento urbano?

Creo que sí. La experiencia del actual hospital lo demuestra. Cuando se construyó, había dos casas alrededor y ahora es el centro del barrio más poblado de la ciudad. Pasará lo mismo con el nuevo hospital. La ciudad crecerá hacia allí. Tirará de la ciudad, como ocurre en todas las poblaciones. Los hospitales se construyen a las afueras de los cascos urbanos y al final estos los envuelven.

La operación urbanística más ambiciosa sobre la mesa es la promovida por la empresa Yagüe en Los Planos –600 viviendas en 22 hectáreas–. ¿Es viable?

Si es viable económicamente, lo deben valorar los promotores. Al proponerla entienden que sí. Comportará la cesión de una zona deportiva gratuita al Ayuntamiento y generará un área de servicios y de medianas superficies comerciales. Esta oferta, socialmente, es beneficiosa para la ciudad. Si al promotor le salen los números, puede ir adelante. Los servicios municipales se han reunido con ellos para buscar el equilibrio entre los intereses municipales y los particulares y creo que han llegado a un entendimiento.

¿Es la mejor opción para levantar la ciudad deportiva que propugna el equipo de gobierno, del PP?

Es una buena opción. El Ayuntamiento ha dotado de instalaciones deportivas a todos los barrios, y eso está bien, pero hay que dar un servicio más completo y especializado en una ciudad deportiva y entendemos que debe hacerse concentrado en un punto. Nuestra intención es concentrar esta oferta porque es más fácil de mantener y de usar.

¿La aparición del proyecto Yagüe es indicativo de un repunte inmobiliario en Teruel?

Sí, el sector empieza a remontar. Se detecta movimiento de compraventa. El proyecto de Yagüe indica que hay interés y que la gente se mueve para promover viviendas, comercios y lugares de ocio. Yagüe nos comenta que tienen empresas interesadas en montar multicines y medianas superficies en su suelo.

¿Como delegado de Infraestructuras, cuál es su prioridad?

El mantenimiento de la ciudad. Llevamos 4 o 5 años en los que casi no se ha hecho nada en este campo por falta de dinero. Hace falta un plan de mantenimiento importante, del orden de un millón de euros al año. Pero falta personal en la brigada de infraestructuras, con solo tres personas.

Respecto a las grandes infraestructuras pendientes –Cuesta de los Gitanos, Camino de Capuchinos, ascensor de San León...–, ¿cuál es su prioridad?

Las más urgentes son la Cuesta de los Gitanos y el Camino de Capuchinos, pero son proyectos muy complejos.

¿Alguno de ellos puede hacerse realidad con esta Corporación?

El más factible es la Cuesta de los Gitanos porque hay un informe de Adif que lo autoriza, pero será difícil empezar su ejecución con este Ayuntamiento.

Etiquetas
Comentarios