Teruel
Suscríbete

Una obra junto al aljibe de Vivel aflora restos humanos

La construcción de un vallado afecta a un antiguo cementerio, muy alterado por otras instalaciones públicas.

En primer término, huesos humanos junto a las obras de vallado del depósito de agua de Vivel.
En primer término, huesos humanos junto a las obras de vallado del depósito de agua de Vivel.
A. G./B.

Las obras de vallado del depósito de agua de Vivel del Río han desenterrado numerosos huesos humanos procedentes de un antiguo cementerio que estuvo operativo hasta 1928. Los trabajos de anclaje de la valla que se llevaron a cabo la semana pasada provocaron el afloramiento de varios cráneos y otros restos óseos, que, en su mayoría, fueron enterrados días después en un hoyo excavado en las inmediaciones.

El concejal del PSOE en la localidad, Enrique Gadea, criticó la actuación municipal y reclamó "algo de respeto" para una zona donde, según aseguró, "todos los vecinos" saben que existen enterramientos. El edil añadió que dos familias con difuntos en el viejo camposanto le manifestaron su malestar por el desenterramiento de los restos óseos.

El antiguo cementerio de Vivel, una localidad de las Cuencas Mineras, ha experimentado varias alteraciones desde su clausura, en algunos casos muy agresivas. Durante la Guerra Civil, la colina en la que se situaba el camposanto fue una posición fortificada por ambos bandos, que excavaron trincheras. Más recientemente, se levantó en el lugar, contiguo al casco urbano, un repetidor de telefonía y se construyó el depósito de agua municipal.

El alcalde, Luis García, explicó que el cementerio no conserva ninguna identificación de tumbas desde hace muchos años y que ni en la colocación de la valla del depósito ni en las anteriores actuaciones municipales ha habido quejas de familias por la afección a las antiguas sepulturas. García explicó que el Ayuntamiento ha ordenado que se vuelvan a enterrar los huesos exhumados accidentalmente.

El pasado viernes el entorno del depósito de agua quedó sembrado de restos humanos, según indicó un testigo. El lunes la situación se había corregido en parte con el enterramiento de los cráneos y otros huesos humanos, aunque todavía podían verse por el lugar algunos restos óseos procedentes de las tumbas.

Enrique Gadea criticó la actuación municipal porque recordó que, cuando se levantó el repetidor de telefonía, ya "aparecieron calaveras por todos lados". A su juicio, el Ayuntamiento debió proceder con más cautela al levantar la valla para evitar que los vestigios humanos quedaran esparcidos por el entorno durante todo el pasado fin de semana.

Gadea apuntó la posibilidad de que en la colina se produjeran enterramientos de soldados que perecieron durante los combates de la Guerra Civil, un extremo que el alcalde consideró muy improbable porque en el Consistorio existe constancia de que se sepultaron combatientes en el actual cementerio. Luis García afirmó que en el antiguo camposanto no quedan marcas de tumbas, y señaló que el Ayuntamiento no ha recibido "ninguna queja" de vecinos por el vallado del depósito.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión