Despliega el menú
Teruel

Prisión para el joven que atracó un banco en Manzanera

Admitió haber empujado a la empleada para quitarle el maletín con 7.500 euros. El Juzgado lo condena a 2 años y medio de cárcel.

El atracador –de blanco–, a su llegada ayer a los juzgados de la capital turolense.
El atracador –de blanco–, a su llegada ayer a los juzgados de la capital turolense.
M. A. M.

El Juzgado de lo Penal de Teruel condenó ayer a dos años y medio de cárcel al joven de 27 años que el pasado mes de septiembre atracó a la empleada de una sucursal bancaria de la localidad de Manzanera robándole el maletín que llevaba con 7.530 euros. La víctima, que acababa de cerrar la oficina, fue abordada en la calle por un hombre con el rostro cubierto que esgrimía una pistola. En el forcejeo, la mujer cayó al suelo, si bien no sufrió heridas graves. Más tarde se supo que el arma utilizada en el atraco era de aire comprimido con balines.

El joven, cuyas iniciales son B. K. M., reconoció ayer ante la juez de lo Penal de Teruel ser el autor de los hechos denunciados y se conformó con la condena que pedía para él el Ministerio Fiscal, dos años y medio de cárcel. Inicialmente, la acusación pública había solicitado cinco años de prisión, pero después esta parte valoró la atenuante de reparación del daño y la situación personal del atracador, que es consumidor habitual de drogas, concretamente cannabis, desde los doce años de edad y se encuentra en tratamiento médico por su estado de alteración psicológica.No obstante, el hecho de que actuara con el rostro cubierto pesó como agravante.

Fue la colaboración de B. K. M. la que permitió a la Policía recuperar el botín tan solo tres días después de que se produjera el robo. Tras ser detenido, el joven mostró su arrepentimiento por lo que había hecho e indicó a las fuerzas de seguridad dónde había escondido el dinero. Todo el contenido del maletín había sido metido en un bote similar a los que contienen gel de baño y este permanecía oculto en una especie de corral rodeado por una tapia de más de tres metros de altura en la misma localidad de Manzanera.

Precariedad económica

"De no ser por su colaboración, hubiera sido muy difícil encontrar el botín, y esto ha sido valorado positivamente por la Fiscalía", destacó ayer la letrada que defendió al joven, María Jesús Azuara. La abogada añadió, en favor de su representado, que este actuó movido por la situación de precariedad económica que atravesaba su familia. "Quiso ayudar en casa", manifestó.

B. K. M., como el resto de su familia, es natural de Sagunto (Valencia), pero vivía en la localidad de Manzanera cuando cometió el atraco, una circunstancia que conmocionó a los vecinos. El municipio, en la Comarca de Gúdar-Javalambre, cuenta apenas con 600 habitantes y todos ellos se conocen.

El joven tiene antecedentes penales, por lo que permanecerá en la prisión –a la que entró tras ser detenido– en cumplimiento de la condena impuesta. Azuara explicó que, no obstante, está dispuesto a iniciar un tratamiento de desintoxicación por su adicción a las drogas.

El acuerdo entre la acusación pública y la defensa evitó ayer la celebración del juicio. Familiares y amigos del acusado acudieron a los juzgados de la capital turolense para arroparle y darle ánimo.

Etiquetas
Comentarios