Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Los vecinos estiman que la reforma del centro de salud atiende solo el 60% de sus demandas

Reclaman un área de urgencias y un ascensor más espacioso. La ampliación del ambulatorio ha costado 300.000 €.

El portavoz vecinal, José Polo –en el centro–, habla con responsables de la DGA en el nuevo espacio.
El portavoz vecinal, José Polo –en el centro–, habla con responsables de la DGA en el nuevo espacio.
A. G/BK

Los vecinos que acuden al centro de salud ‘Centro’ de la capital turolense seguirán reclamando mejoras para este edificio, levantado en los años 40 del siglo pasado, en el que un total de 17 médicos atienden a 17.500 usuarios, la mitad de la población de Teruel. Aunque aplauden la ampliación de su superficie en 500 metros cuadrados –una actuación inaugurada ayer–, consideran que la reforma cumple solo el 60% de sus reivindicaciones y que, por tanto, "falta todavía mucho por avanzar".

Así lo explicó ayer el presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Teruel, José Polo, quien recordó que, por ejemplo, el ambulatorio no dispone de servicio de Urgencias y los pacientes tienen que desplazarse al centro de salud ‘Ensanche’ a partir de las cinco de la tarde. "Esto supone –remarcó el portavoz vecinal– que un enfermo que viva en el barrio de San León tiene que recorrer cinco kilómetros".

Cuatro mil firmas

También solicitan una unidad buco-dental y consultas de preparación a la maternidad, rehabilitación y atención psiquiátrica infanto-juvenil. Todos estos servicios fueron ya reclamados en 2011 con el apoyo de 4.000 firmas. Los vecinos protestaron así por la desaparición de estas prestaciones coincidiendo con la apertura del nuevo centro de salud ‘Ensanche’, al que habían sido trasladadas. Otro problema sigue siendo la falta de un ascensor con capacidad para una silla de ruedas o un coche de gemelos. Si bien hay un nuevo y amplio elevador que salva los escalones desde la entrada por la Glorieta a la primera planta, el ascensor que sube desde este piso al resto del edificio es el de antes y resulta pequeño. El gerente del sector sanitario en Teruel, José Ignacio Escuín, anunció que se estudia la posibilidad de que el nuevo elevador llegue también hasta los pisos superiores.

Escuín, junto con el director provincial de Sanidad, Pablo Castellote, y el subdirector de Atención Primaria, Joaquín Vicente, fueron los encargados ayer de mostrar a los representantes vecinales el resultado de la reforma. "Estamos espléndidamente satisfechos. Ganamos espacio y calidad", comentó Escuín. Todos ellos dijeron haber tomado nota de las propuestas vecinales, incluída la de intentar ganar aún más superficie a costa de las oficinas de la Tesorería de la Seguridad Social que permanecen operativas en el edificio del centro de salud, de propiedad estatal.

El gerente del sector sanitario se felicitó de haber logrado que las obras se realizaran en un plazo récord –apenas cuatro meses– y poco después de que los socialistas hubieran llegado al Gobierno aragonés. "No había planos, ni proyecto, ni memoria funcional, pero lo hemos conseguido", dijo Escuín. La reforma ha necesitado de una inversión de 300.000 euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión