Teruel
Suscríbete por 1€

Celadas vuelve a movilizarse contra el vertedero industrial

El anterior intento de instalar esta infraestructura tropezó con la oposición frontal del vecindario.

Una tractorada
Celadas vuelve a movilizarse contra el vertedero industrial
ANTONIO GARCíA

El polémico proyecto de un vertedero de residuos industriales no peligrosos proyectado en Celadas vuelve a la actualidad tras dos años de parón. El Ayuntamiento y los vecinos se movilizarán de nuevo tras haberse publicado el pasado día 2 en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) el anuncio del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) que somete a información pública esta iniciativa de la empresa Residuos Industriales de Teruel S. A. (Rinte) y su correspondiente estudio de impacto ambiental.

El anterior intento de llevar a cabo esta infraestructura, destinada a cubrir las necesidades de la provincia para el vertido de desperdicios industriales no peligrosos, tropezó con el rechazo frontal del vecindario, que protagonizó reiteradas movilizaciones en contra. Las acciones de protesta se sucedieron en 2009 y 2010, hasta que el proyecto quedó en suspenso, hasta hoy.

Gregorio Fuertes, miembro de la plataforma de oposición al vertedero en 2010 y ahora concejal del equipo de gobierno municipal, del PP, anunció que el Consistorio va a “movilizar” a los vecinos para que presenten alegaciones a título individual. Fuertes adelantó que también el Ayuntamiento alegará contra el vertedero, “proyectado en el peor sitio posible para el pueblo”.

El concejal explicó que, en caso de lluvias torrenciales, los residuos almacenados en el depósito gestionado por Rinte serían arrastrados hasta el pueblo porque el vertedero está localizado en la cabecera de un barranco que, aguas abajo, pasa junto al casco urbano. Gregorio Fuertes explicó que el Ayuntamiento planteó dos emplazamientos alternativos a la empresa promotora pero, finalmente, no han sido tenidos en cuenta. “Ha habido mucha palabrería pero, al final, el proyecto sigue adelante”, se lamentó.

Fuertes añadió que, entre los deshechos que está previsto depositar en el vertedero, figuran las cenizas de la central térmica de Andorra. Señaló que, en caso de una riada, este residuo acabaría también en el pueblo.

Los afectados pueden consultar el proyecto en la sede del Inaga en Zaragoza y en el Ayuntamiento de Celadas. El periodo de alegaciones dura treinta días.

Etiquetas