Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TEMPORAL EN LA PENÍNSULA

La niebla dificulta el tráfico en Fraga y Peñalba

También hay prealerta por nevadas en las zonas altas, que podrían acumular hasta 12 centímetros, y fuertes rachas de viento en el resto de Aragón.

La niebla dificulta el tráfico en la autopista AP-2 a su paso por el término municipal de Fraga y en la N-2 en Peñalba, según ha informado la Dirección General de Tráfico.

En la autopista AP-2, los bancos de niebla dificultan la visibilidad y condicionan el tráfico en un tamo de cincuenta kilómetros, entre los puntos kilométricos 70 y 120, en ambos sentidos de la circulación. La niebla también complica el tráfico en un tramo de 48 kilómetros de la carretera N-2, del km 395 al 443, y en ambos sentidos de la circulación.

En ambos casos, el nivel de aviso de la Dirección General de Tráfico es verde, por circulación condicionada por inclemencias meteorológicas.

Vientos fuertes

El otoño se dejará sentir en Aragón con fuertes vientos en las tres provincias e intensas nevadas en el Pirineo que obligarán a mantener activada la prealerta durante todo el día en prácticamente toda la Comunidad. Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se registrarán rachas de hasta 90 kilómetros por hora en Teruel, especialmente en Albarracín, Jiloca Gúdar y el Maestrazgo. Con la misma velocidad soplará en la Ibérica zaragozana, sobre todo por la mañana.

Las temperaturas se mantendrán e incluso podrían subir ligeramente en las provincias de Zaragoza y Teruel, aunque no pasarán de los 17 grados (las máximas se darán en la capital aragonesa y en Alcañiz). En el Pirineo, sin embargo, se rozarán los cero grados de mínima en localidades como Benasque y se llegará a los 3 en Jaca.

Estas marcas vendrán acompañadas de precipitaciones en forma de nieve. La Aemet ha fijado la cota en 1.300 metros y alerta de que podrían acumularse hasta 12 centímetros en algunos puntos del norte de Huesca.

Este panorama se repetirá mañana en los Pirineos (que se cubrirán de blanco a partir de los 1.100 metros) y en la Ibérica (donde podría nevar entre los 1.300 y los 1.500 metros). Las temperaturas seguirán sin apenas cambios y el viento continuará soplando del oeste con rachas fuertes en la segunda mitad del día.

Aquellos que vayan a desplazarse por esas zonas altas deben recordar que ante una nevada o la presencia de placas de hielo en la calzada deben, bien llevar unos neumáticos de invierno, o bien unas cadenas.

Si se opta por las segundas, hay que recordar que no se debe superar una velocidad de 40 kilómetros por hora. Además, después de recorrer unos metros con los tradicionales eslabones, se tiene que parar el coche y volver a ajustarlos de nuevo.

De otra forma, la tensión sería cada vez menor y se correría el peligro de que se salieran, con la consiguiente posible pérdida de control del vehículo y perjuicio para los coches que circulen cerca. Aunque la instalación de las cadenas no es una labor complicada, sí que requiere de un mínimo aprendizaje, por lo que es aconsejable ensayar su colocación antes de salir de viaje.

Etiquetas