Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

GESTIÓN HÍDRICA

Los grupos de las Cortes respaldan la decisión de recurrir el plan de gestión catalán

Los cinco grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón rechazaron el Plan de Gestión de Distrito de la Cuenca Fluvial de Cataluña. Precisamente, el Consejo de Gobierno aragonés autorizará mañana al Instituto Aragonés del Agua (IAA) a recurrir este Plan ante los tribunales de Justicia por entender que invade competencias aragonesas.

Los cinco Grupos Parlamentarios de las Cortes de Aragón rechazaron el Plan de Gestión de Distrito de la Cuenca Fluvial de Cataluña. Precisamente, el Consejo de Gobierno aragonés autorizará mañana al Instituto Aragonés del Agua (IAA) a recurrir este Plan ante los tribunales de Justicia por entender que invade competencias aragonesas.

En declaraciones a los medios de comunicación, el portavoz del Grupo Popular, Eloy Suárez expresó que "Aragón, de una vez por todas, se ha puesto las pilas" en este tema. Suárez aludió, asimismo, al caudal ecológico del Delta del Ebro, que según la legislación vigente pueden acordar bilateralmente los Gobiernos central y catalán, un asunto del que Eloy Suárez dijo que es "una losa por resolver", ya que en caso contrario la política hidráulica aragonesa "tendrá no mucho futuro".

La presidenta de Chunta Aragonesista (CHA), Nieves Ibeas, criticó el Plan catalán y aprovechó para proclamar que "tenemos un Estatuto que no nos protege", ya que la norma básica aragonesa que apoyaron todos los partidos menos CHA, en 2007, obliga a escuchar al Gobierno autónomo cuando se planteen trasvases, siempre que sean considerados perjudiciales, pero los informes del Ejecutivo aragonés no serán vinculantes, de ahí que la región no tenga fuerza jurídica suficiente por sí sola para frenarlos.

Nieves Ibeas aprovechó para criticar al Gobierno central, al que consideró "absolutamente permisivo con las demandas de nuestros vecinos" y porque, a su juicio, el Gobierno de Aragón PSOE-PAR "es permisivo".

Ibeas señaló que el Gobierno PSOE-PAR ya "dio el visto bueno a un trasvase" en 2008, cuando la ministra Elena Espinosa autorizó un trasvase a Cataluña argumentando que faltaba agua de boca, trasvase que finalmente no se ejecutó porque llovió copiosamente y se hizo innecesario.

"Con el tema del agua hay que estar en permanente tensión", apuntó Nieves Ibeas, quien lamentó que el Gobierno de la región vecina tenga "barra libre" en este ámbito en lo que respecta al Gobierno central del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y al Ejecutivo regional.

El diputado de IU-Aragón, Adolfo Barrena, también responsable federal de la coalición en materia de aguas, reivindicó, nuevamente, el principio de unidad de cuenca, como "siempre" y apostó por impulsar la gestión de las cuencas hidrográficas "participada por todos", es decir, "no sólo los Gobiernos" de todas las regiones bañadas por uno u otro río, sino por los agentes sociales, económicos "y toda la sociedad".

Barrena emplazó al Ejecutivo central del socialista José Luis Rodríguez Zapatero a favorecer esta participación en la gestión hidráulica y aprovechó para criticar el "recurrente discurso" en este asunto de PP y PSOE cuando se acercan los periodos electorales.

PSOE-PAR

El portavoz del Grupo Socialista, Jesús Miguel Franco, recordó que el Gobierno regional ya rechazó el trasvase de 1.050 hectómetros cúbicos de agua del río Ebro a Levante (2000-2004) y recalcó que "en todo momento hemos defendido los intereses de Aragón".

Preservar la unidad de cuenca "es un axioma fundamental", señaló Jesús Miguel Franco, quien apuntó que, cuando los intereses de Aragón pueden estar "en entredicho", el Ejecutivo actúa "en consecuencia" y recurre "mediante los procedimientos normalizados de este sistema democrático".

El portavoz del Grupo del Partido Aragonés (PAR) manifestó la "notable preocupación" de su partido por el hecho de que "una vez más" la Agencia Catalana del Agua (ACA) "quiera actuar en la planificación de sus cuencas arrogándose funciones que no le corresponden", entre otras algunas de la Comunidad Autónoma de Aragón, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM).

Todo ello "es inaceptable", continuó Javier Allué, quien opinó que "no se puede consentir" y recordó que el Gobierno autónomo va a solicitar la nulidad de las actuaciones derivadas de este plan.

Allué confió en que Cataluña no sea siempre "una especie de islote aparte al que se le consienten cosas" que los demás no pueden hacer y como ejemplo mencionó la próxima finalización de las obras de construcción del canal Segarra-Garrigues, mientras que las obras del Pacto del Agua de Aragón siguen sin ejecutarse.

Etiquetas