Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

INMIGRACIÓN

La DGA exige a Madrid el control sobre los permisos de trabajo a los inmigrantes

El Gobierno central transfiere al autonómico la titularidad de los edificios de juzgados de la plaza del Pilar y de la calle de Prudencio.

El Gobierno de Aragón dio ayer el primer paso para asumir competencias que le permitan tener un control activo sobre la presencia de inmigrantes en la Comunidad. Lo hizo en la comisión mixta de transferencias, donde solicitó que se inicien las conversaciones para que la DGA asuma el control sobre las primeras licencias de trabajo para inmigrantes en Aragón, los llamados cupos. Esta competencia tiene una relevancia especial porque es el primer paso para posteriores legalizaciones definitivas.

 

Hasta ahora, es el Gobierno central el que determina a cuántos trabajadores de otros países autoriza a establecerse laboralmente en cada Comunidad. Sin embargo, ya hay autonomías -como Cataluña- que han asumido esta tarea. Aragón, a través del vicepresidente, José Ángel Biel, dejó claro ayer al vicepresidente del Gobierno central, Manuel Chaves, que también está interesado. Según se aseguró ayer, en principio no habrá problema para que Aragón asuma la citada competencia.

El reparto de las becas

Pero además, Biel reivindicó ayer otra competencia estatal de calado, aunque en este caso será más complicado conseguirla. El vicepresidente de Aragón quiere que sea la DGA y no Madrid quien controle las becas universitarias en Aragón. Fuentes autonómicas explican, entre otras cuestiones, que tiene toda la lógica que esa competencia se acerque a las instituciones que dan soporte financiero a las universidades. Sin embargo, aquí el Gobierno central no lo tiene tan claro. Ya se lo advirtió ayer el secretario de Estado de Política Territorial, el andaluz Manuel Zarrías, a la delegación aragonesa. Según indicó, el Ejecutivo está haciendo un estudio para determinar qué hace con esta competencia de forma global. Hay que decir que antes de Aragón ya la ha reclamado Cataluña.

 

El problema es una cuestión de equilibrio territorial. El Gobierno catalán está reivindicando esa competencia (aunque no lo reconozca exactamente así) porque según plantean es injusto que haya más andaluces que catalanes con derecho a beca. Desde el Gobierno central argumentan que las becas sirven precisamente para dar más posibilidades y reequilibrar y que, por tanto, es lógico que en los lugares con más renta haya menos estudiantes becados. La decisión que asuma Madrid con la petición catalana será la que se aplique también a Aragón.

Aeropuertos y Justicia

En la reunión se acordó además iniciar los trámites para ceder la gestión del aeropuerto de Huesca y, cuando exista, el de Teruel. El de Zaragoza está fuera de cualquier petición al tener un uso militar.

 

Por lo demás, en la reunión se confirmó el traspaso de los flecos que quedaban de la competencia de Justicia. En concreto, es especialmente relevante que el Gobierno haya aceptado transferir la titularidad de dos edificios de tribunales, uno en la plaza del Pilar y otro en la calle de Prudencio, en Zaragoza. También ha traspasado un solar en Huesca, con lo que se completa la transferencia de Justicia. En la reunión también se transfirieron dos fincas en Ordesa y otra en Teruel, el control sobre instalaciones radiactivas en hospitales, inspección de trabajo y fondos para formación en FP.

 

Por otra parte, el representante de IU en la comisión mixta, Jesús Lacasa, instó a que se inicien los trámites para que la DGA asuma la competencia de sanidad penitenciaria. Aunque efectivamente es de carácter autonómica y el Gobierno central ha planteado su cesión, la DGA no ha mostrado ningún interés por asumirla.

Etiquetas