Despliega el menú
Aragón

CONSECUENCIA DE LAS ÚLTIMAS LLUVIAS

La crecida del Ebro inunda miles de hectáreas en Novillas y Gallur

Gente observando la crecida esta mañana
La crecida del Ebro inunda miles de hectáreas en Novillas y Gallur
CARLOS MONCÍN

La avenida ordinaria del Ebro afectó ayer a varios miles de hectáreas de cultivos de pueblos ribereños, concretamente las aguas anegaron 2.000 hectáreas a su paso por Novillas y unas 1.200 en el término municipal de Gallur.

Los principales cultivos afectados son el trigo, la cebada, la alfalfa, la coliflor, los guisantes y las habas, según la Plataforma de Afectados por las riadas, que hoy tiene previsto valorar los daños y exigir a la Administración la limpieza del río. Los agricultores expresaron ayer su malestar por los daños “cada vez mayores”, según dijeron, que causan estas crecidas del río.

La cresta de la avenida llegará esta tarde noche a Zaragoza con un aforo de unos 1.700 metros cúbicos por segundo, según los cálculos de la Confederación Hidrográfica (CHE). A primera hora de la noche de ayer, el Ebro alcanzaba una altitud de 3,46 metros en la capital aragonesa, con 1.080 metros cúbicos de agua por segundo. Numerosos vecinos de la ciudad pudieron observar ayer las primeras consecuencias de la riada, que inundó buena parte del paseo de las riberas, que ya se encuentra preparado para esta contingencia, habitual en esta época del año.

Zona inundable

En Novillas, el cauce rebasó una mota ayer por la mañana aunque, según fuentes de la CHE, no se trató de ninguna rotura. El alcalde de la localidad, José Ayesa, destacó que la riada obligó ayer a estrenar la zona inundable controlada debido a que la cota alcanzada por el río llegó a los 6,90 metros. Anoche ya había bajado a 6,64 metros y en el pueblo esperaban que el agua se fuera retirando para “volver a empezar”, según Ayesa.

La Plataforma de Afectados por las riadas pidió un equilibrio en la instalación de las defensas en todas las Comunidades autónomas para evitar que el estrechamiento del cauce en unos puntos provoque el desbordamiento aguas abajo. Mientras en Navarra el cauce está limpio y disponen de numerosas motas, en Aragón las inundaciones son “cada vez peores”, señala la plataforma, al tiempo que advierte de que en el caso de que se produjera una crecida como la del año 61, con más de 4.000 metros cúbicos por segundo en la estación de Castejón (Navarra), el doble que esta, “desaparecerían pueblos”.

La plataforma lleva dos años luchando porque se limpie el río por eso pide a las administraciones que “se dejen de estudios y de perder el tiempo”.

Por su parte, en el embalse de Mequinenza, en el tramo bajo del Ebro, se desembalsaba ayer un máximo de 1.400 metros cúbicos por segundo para generar un volumen de resguardo y minimizar aguas abajo el efecto de este episodio de crecidas actual.

Etiquetas