Las reservas para almorzar en San Lorenzo se desbordan: "Cada año es más locura"

La mayoría de bares y restaurantes de Huesca ya no tienen mesas libres para el 9 de agosto, primer día de las fiestas. Los precios rondan los 20 o 25 euros, incluyendo bebida, café y melocotón con vino.

Almuerzos en el Comomelocomo de Huesca el 9 de agosto de 2023.
Almuerzos en el Comomelocomo de Huesca el 9 de agosto de 2023.
Javier Navarro

A menos de  tres meses para que estalle el cohete de las Fiestas de San Lorenzo 2024, las agendas de muchos bares y restaurantes de la ciudad de Huesca ya no cogen reservas para almorzar el 9 de agosto, primer día de fiestas, una de las tradiciones laurentinas más arraigadas.

"Los tenemos ya todo lleno porque como esto va cada vez a más, mucha gente ya lo reserva de un año para otro y hace más de dos meses que ya no admitimos más peticiones", resume Carmelo Bosque, presidente de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca y que espera servir unos 250 almuerzos ese día en el Café del Arte, uno de sus establecimientos. "Podríamos dar más, pero no atenderíamos bien a la gente. Nosotros buscamos la excelencia y para mí es vital que se pueda untar bien el pan en el huevo frito", resalta.

Su oferta incluye huevos fritos con patatas acompañados de longaniza, jamón, bacon... Además, suelen preparar un guiso como alternativa, ya sea de bacalao o callos. El precio ronda los 20 euros, incluyendo tomate rosa al centro, pan, vino y agua.

Bosque reconoce que el 9 de agosto es uno de los días del año que más trabaja la hostelería oscense. "Es el inicio de San Lorenzo y lo que intentamos es dar un buen servicio para que la gente empiece con buen sabor de boca, nunca mejor dicho", afirma. También tienen muchas reservas para el día 10 "y en los últimos años, la calidad de los carteles de la feria taurina ha incrementado mucho los vermús y las comidas", dice.

También Álvaro Gracia, del restaurante bar Álvaro, ha cerrado ya la lista de reservas para almorzar el primer día de San Lorenzo con unos 600. "Hace casi un mes que ya dejé de coger más gente. Cada año es una mayor locura, sobre todo los chavales jóvenes de entre 18 y 20 años", explica. Ya en enero tenía unos 300 almuerzos solicitados.

Después de muchos años manteniendo un precio fijo de 15 euros, este año ha decidido subirlo a 20 euros "porque todos los costes suben". La tarifa incluye huevos fritos con guarnición, melocotón con vino, bebida, café y chupito.

Entre las 8.30 y las 10.30 sirve a las pandillas más jóvenes y después de limpiar a fondo la terraza, vuelve a montarla para los grupos más mayores y familias que alargan la sobremesa. Para todo ello, este hostelero contrata diez personas como extras.

"La primera reserva la cogimos en enero"

En la zona conocida popularmente como ‘milla de oro’ se ubica el Comomelocomo, que todavía tiene algunos sitios libres, aunque en interior. "Cada año se adelantan más. Aquí la primera reserva ya cogimos ya en enero y ahora lo tenemos casi completo", explica Mounia Saiglaghezal. Calcula que ese día sirven más de 300 almuerzos, sobre todo a grupos de amigos jóvenes. El plato se compone de huevos fritos con longaniza, panceta, jamón o bacon con patatas fritas, bebida, melocotón con vino también para el postre y café y postre. Todo ello por unos 20 euros.

"Es una mañana que no paras ni un momento porque tienes que servir rápido el primer turno para montar luego el segundo", asegura esta hostelera. Un volumen de trabajo que les obliga también a contratar dos o tres camareros de más "como mínimo".

"El día 9 ya los apuntas para otro año"

Mientras, hay también establecimientos que han tenido que decir ‘no’ a todas las personas que han ido a preguntar si tenían sitio en los últimos meses ya que su capacidad está toda completa de año en año con los mismos grupos. Así ocurre, por ejemplo, en el restaurante Antillón. "Tal y como terminan de almorzar el día 9, ya les vuelvo a apuntar en el libro de reservas para el año siguiente. Y así nos ha pasado siempre porque tenemos la suerte de que el local tiene ya 40 años de solera y toda la gente que viene repite", afirma Borja López.

Prepararán entre 550 y 600 servicios en un único turno. "Damos a elegir ese día huevos fritos hechos al momento con aceite de oliva virgen extra con lomo, chorizo, longaniza... Además, hay salmorrejo, rabo de toro, toro estofado, pollo de corral de Poleñino", detalla. Y todo ello con bebida, melocotón con vino y café. El precio ronda los 25 euros. Aparte de la plantilla fija, para ese día cuentan con cuatro o cinco personas más como extra.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión