Monzón ensaya la respuesta a un (falso) accidente químico con sirenas y mensajes de alerta

Protección Civil quería comprobar el correcto funcionamiento de los dispositivos instalados en el marco del Plan de Emergencia Exterior de la ciudad.

Imagen del patio de un colegio de Monzón a la hora del simulacro.
Imagen del patio de un colegio de Monzón a la hora del simulacro.
Heraldo

Los ciudadanos de Monzón estaban sobreaviso, por lo que no se han sorprendido cuando este martes, a las 12.00, han sonado las sirenas de alerta advirtiendo de un (falso) accidente químico, al tiempo que en sus teléfonos móviles recibían un mensaje. Es la primera vez que se activaban ambos sistemas simultáneamente, dentro de un simulacro organizado por el Servicio de Seguridad y Protección Civil del Gobierno de Aragón

Se han activado las sirenas de advertencia y se ha remitido un mensaje a todos los teléfonos móviles.

La población ha respondido con normalidad cuando ha escuchado las sirenas al igual que la alerta que les ha llegado a sus teléfonos móviles con un sonido contundente. En el texto se podía leer: 'Prueba: Este es un mensaje de prueba de envío de alertas masivas desde 112 Aragón. No responda a este mensaje. No llame al 112. Es un aviso de prueba. Gracias por su colaboración". Lo firmaba la Dirección General de Interior y Protección Civil. 

Además de los habitantes de Monzón, el mensaje también ha llegado a localidades colindantes, en total 25.000 personas, y a todos los que se encontraban de paso por la comarca del Cinca Medio con sus teléfonos activos.

Respecto al ruido de las sirenas, ha ido aumentando y disminuyendo su intensidad y se ha repetido en varias ocasiones con intervalos de parada de 5 segundos. El fin de la emergencia se ha anunciado con una señal acústica continua de 30 segundos. En total el simulacro ha durado unos 15 minutos. 

Ya hay cinco torres de sirenas (en el barrio Palomar, el polígono Los Paúles, el campo de tiro, la fábrica Ercros y la zona de la Carrasca), que han sido instaladas con la colaboración de las empresas afectadas por la normativa Seveso, que regula las normas necesarias para prevenir accidentes graves con sustancias peligrosas.

La prueba tiene el objetivo de proteger a la población en caso de accidente, en una de las ciudades aragonesas con mayor implantación de empresas del sector químico. Se ha comprobado el correcto funcionamiento y la adecuación del nivel sonoro de estos dispositivos, instalados en el marco del Plan de Emergencia Exterior de la localidad, así como el sistema de envío de alertas masivas a teléfonos móviles de la población.

Protección Civil ha valorado positivamente el hecho de que las dos pruebas simultáneas se hayan completado "con éxito". "La población ha acogido con responsabilidad estas alertas que sirven para prepararse en caso de que surja cualquier tipo de alarma". 

El sistema ES-Alert funciona a través de la tecnología Cell Broadcast. Se divide el área de cobertura de las antenas de telefonía móvil, lo que permite llegar directamente a los teléfonos con señal sin necesidad de que los usuarios tengan instalada ninguna aplicación. De esta manera, todos los aparatos localizados en un área determinada reciben la alerta de manera automática, a excepción de los que estén apagados o en modo avión.

Protección Civil ya ha realizado otros simulacros en ciudades con industrias químicas, aunque nunca con los dos sistemas de alerta. En junio de 2021 llevó a cabo el primero en Sabiñánigo, movilizando a un operativo de 150 personas. Previamente se había recreado un incendio en la fábrica de Ercros, sin heridos, en el que  ardieron 1.000 litros de ácido tricoloroisocianúrico. 

En esta ocasión se involucró a toda la población, confinando a cerca de 700 escolares y 120 personas mayores, y realojando a los asistentes al mercadillo semanal. También se informó a los conductores de un cierre de los accesos a la población en caso de emergencia real.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión