Huesca
Suscríbete

La DPH sigue impulsando el cultivo de la trufa negra con ayudas a casi 30 proyectos

La institución ha resuelto la convocatoria de subvenciones para el fomento de este cultivo, otorgando 144.000 euros a proyectos de mejora de plantaciones truferas y la instalación de nuevas explotaciones.

Cultivo de trufa negra.
Cultivo de trufa negra.
DPH

El cultivo de la trufa negra "se ha convertido en los últimos años en un importante motor económico para algunas zonas de la provincia, diversificando una economía tradicional y permitiendo la instalación de nuevos vecinos en pueblos del Alto Aragón". Son palabras de Roque Vicente, Presidente de la Comisión de Desarrollo y Sostenibilidad de la Diputación Provincial de Huesca.

La institución ha resuelto la convocatoria de ayudas para el fomento de la Tuber melanosporum, otorgando subvenciones a 28 proyectos de diferente índole por un montante de 144.000 euros. En concreto, 124.000 euros se destinan a la mejora de plantaciones truferas y otros 20.020 a nuevas instalaciones.

Desde hace dos décadas, la Diputación Provincial de Huesca está realizando una importante labor para fomentar el cultivo de la trufa negra: además de esta convocatoria de subvenciones, se presta servicio técnico a los productores y, junto a otras entidades y organismos, organiza cursos de formación. Además, en 2009 se puso en marcha en Graus el Centro de Investigación y Experimentación en Truficultura (CIET).

Desde el año 2002, la institución provincial convoca ayudas para el establecimiento de nuevas plantaciones y para la mejora de las ya existentes mediante la instalación de un sistema de riego. Roque Vicente, presidente de la Comisión Informativa de Desarrollo y Sostenibilidad, explica que, “la Diputación Provincial de Huesca busca con estas subvenciones potenciar el cultivo de la trufa negra como motor de desarrollo en el medio rural, pero también diversificar la economía en aquellas zonas donde exista la posibilidad de que este cultivo funcione”.

Un estudio realizado hace unos años reveló que en torno a 340.000 hectáreas de la provincia contaban con unas condiciones óptimas para el cultivo de la trufa negra. En este se tuvieron en cuenta la altitud y orientación del terreno, temperaturas y precipitaciones medias entre otros criterios.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión