Huesca
Suscríbete

Vecinos de Benasque rinden un homenaje póstumo al montañero José Aranda

Han colocado una pequeña estatua, una placa junto a una fuente y también un banco para recordarle en el popular camino de los Tres Barrancos que él mismo abrió en su día.

Una escultura de piedra y un banco recuerda para siempre la figura de José Aranda en el camino de los Tres Barrancos de Benasque.
Una escultura de piedra y un banco recuerda para siempre la figura de José Aranda en el camino de los Tres Barrancos de Benasque.
J. M. C.

Han pasado casi nueve meses de la inesperada muerte por un infarto de José Aranda Plumariega a los 68 años de edad y su recuerdo sigue muy vivo en el valle de Benasque que tanto amó durante las más de cuatro décadas que estuvo afincado y trabajó como guía este emblemático y querido montañero nacido en Málaga. Algunos amigos quieren que ese cariño perdure para siempre en la memoria y por ello han decidido rendirle un emotivo homenaje póstumo en el popular camino de los Tres Barrancos.

Como explica Juan Gascón, uno de los promotores de la iniciativa, varios vecinos de Benasque pensaron en este lugar porque "él mismo abrió ese sendero y además se empeñó en que allí tenía que haber agua cerca y no paró de picar hasta que la encontró y después la canalizó con una fuente"

Por ello, han colocado una pequeña escultura de piedra obra de Alfonso Martínez e inspirada en unas de las fotografías más conocidas de este montañero, una placa para nombrar la 'Fuen d'Aranda' y también un banco. Saliendo de Benasque se llega en apenas 40 minutos caminando.

Vecinos de Benasque han colocado una placa para nombre la 'Fuen d'Aranda' que él mismo consiguió hacer.
Vecinos de Benasque han colocado una placa para nombre la 'Fuen d'Aranda' que él mismo consiguió hacer.
J. M. C.

"Era una persona muy singular y muy noble que tenía muchos amigos del valle y también de fuera porque llevó a mucha gente a la naturaleza como guía de montaña, que era lo que más le gustaba", recuerda Gascón. En invierno el esquí era su pasión y formó, en la técnica de esquí de montaña, a varias generaciones de esquiadores.

Los promotores del homenaje a Juan Aranda subiendo la escultura por el camino de los Tres Barrancos de Benasque.
Los promotores del homenaje a Juan Aranda subiendo la escultura por el camino de los Tres Barrancos de Benasque.
Juan Gascón

Este grupo de amigos que compartieron muy buenos momentos con Aranda, del que destacan su sensibilidad y respeto por la naturaleza, su capacidad para disfrutarla y compartirla en equipo, y su decisión de vivir de forma independiente y honrada, han decidido impulsar una fundación en su nombre para mantener parte de su espíritu en el valle.

Otra de las personas que más conocía a José Aranda era el empresario hotelero José María Ciria ya que cuando llegó al valle de Benasque estuvo alojado en su antigua Fonda Barrabés. "Se trasladó desde Málaga a Barcelona con su familia pero siempre quiso hacer montaña y decidió montar su campamento base en Benasque por ser la capital del pirineísmo. Formaba parte del paisaje", recuerda. Fue uno de los pocos guías que había en aquella época "y proponía a sus clientes experiencias que nadie ofrecía transmitiendo siempre su amor por la montaña", por lo que se ganó el respeto del mundo montañero. Por ello, Ciria considera que es "un homenaje merecido que le habría encantado".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión