Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Un dron localiza en Huesca más de 3.000 plantas de marihuana entre maizales

La Guardia Civil arrestó a dos personas de Lérida que plantaban la droga en una finca sin que sus propietarios tuvieran conocimiento.

Instalaciones en una de las plantaciones descubiertas.
Una de las balsas impermeabilizadas dispuestas para el riego.
Guardia Civil

Ocultaron la droga entre maizales para evitar su localización, sin contar con que no hay secretos para los drones desde el aire. La Guardia Civil de Huesca acaba de localizar más de 3.000 plantas de marihuana en varias intervenciones desarrolladas a lo largo del mes de julio en las comarcas de Monegros y el Somontano. Estaban ocultas en grandes plantaciones de maíz, cuyos dueños eran ajenos a los cultivos, que se retiraban antes de proceder a la cosecha. Dos personas han sido detenidas en la operación y se ha desmantelado su infraestructura.     

En las intervenciones participaron agentes de los puestos de la Guardia Civil de Lanaja, Angüés y la patrulla de Servicio de Protección de la Naturaleza, los cuales localizaron las plantaciones y procedieron a su desmantelamiento, consiguiendo identificar a dos personas que realizaban el cuidado de una de las plantaciones.

El primer cultivo se localizó en los Monegros el 17 de julio. Un particular halló varias plantas en un campo de cultivo y avisó a la patrulla de Lanaja. Esa misma noche, los agentes vigilaron el lugar para ver si acudían los supuestos autores de los hechos. De madrugada, llegó un vehículo con dos personas que se dirigieron a la plantación. Esperaron y al regreso interceptaron a una con dos plantas en la mano y a la otra, con una bolsa con abono. En el registro del coche encontraron bolsas de abono, material de horticultura, monos impermeables y botas de agua. Los dos hombres, de 32 y 35 años eran vecinos de Lérida

Pero la intervención más importante se llevó a cabo en la comarca del Somontano el 21 de julio. Agentes del puesto de la Guardia Civil de Angüés recibieron aviso de un ciudadano informando de la existencia de una posible plantación de marihuana entre una amplia extensión de terreno de difícil acceso.  

Con ayuda del Servicio de Protección de la Naturaleza reconocieron el terreno con un dron y después de varias horas finalmente localizaron 3.000 plantas de marihuana, junto con una gran infraestructura compuesta de tres zonas de invernadero para el criado de semillas anexas a la plantación, así como cuatro balsas de riego, una de ellas realizada con tierra del propio terreno y plástico y el resto eran piscinas prefabricadas de baño. En zonas de sombra se encontraron comedores con restos de comida envasada, un hornillo y gran cantidad de basura y garrafas de agua, así como una manguera con la que conducían el agua desde el río Alcanadre.

Los agentes, a la vista de que el lugar había sido abandonado recientemente, ya que algunas de las plantas ya se habían secado y la finca se había dejado de utilizar, procedieron a la intervención de todo el material y su puesta a disposición del Juzgado de Instrucción nº 2 de Barbastro, continuando con las gestiones para localizar a los posibles 

autores de los hechos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión