Huesca
Suscríbete por 1€

Aramón empieza a construir el primer telesilla de la ampliación de Cerler

Se trabaja en los cimientos de la estación de llegada en el collado de Basibé. El remonte tiene un coste de 6 millones de euros y una longitud de 1,3 kilómetros.

El telesilla que se está construyendo en de Cerler es idéntico a este de la fotografía, instalado la pasada temporada en la estación del valle de Tena.
El telesilla que se está construyendo en de Cerler es idéntico a este de la fotografía, instalado la pasada temporada en la estación del valle de Tena.
Laura Zamboraín

La ampliación de la estación de esquí de Cerler hacia el valle de Castanesa será una realidad más pronto que tarde. El grupo Aramón ya trabaja en la colocación del primer remonte, con la previsión de inaugurarlo la próxima temporada de esquí. La infraestructura de transporte por cable tiene un coste de 6.027.490 euros (sin iva), con una estación de salida, otra de llegada y 13 pilonas para un recorrido de 1.399 metros.

Las obras comenzaron en el verano de 2019 con la construcción de los caminos de acceso al frente de nieve y en el 2020 se realizó la remodelación de las pistas de esquí, para iniciar ahora la construcción del primer telesilla hacia Castanesa. Actualmente se trabaja en el encofrado y hormigonado de los cimientos de la estación de llegada, en el collado de Basibé, dentro de los límites de la propia estación de Cerler, según confirmó Aramón. Al mismo tiempo se continúa con la preparación de caminos y accesos en aquellos terrenos con cuyos propietarios hubo acuerdo.

El Gobierno de Aragón aprobó el pasado mes de mayo la expropiación forzosa de suelo a los titulares que no querían ceder sus parcelas. Un grupo de afectados y dos organizaciones ecologistas reclamaron posteriormente la suspensión de la declaración de urgencia y solicitaron al Tribunal Superior de Justicia de Aragón la adopción de medidas cautelares para evitar la ocupación de las parcelas

La empresa de capital público-privado Aramón, formada al 50% por la DGA e Ibercaja, mantiene el calendario previsto, de forma que el remonte pueda inaugurarse la próxima temporada de esquí. Se trata de un telesilla de seis plazas, fabricado por la compañía Doppelmayr, igual que el que se colocó el año pasado en Izas, en Formigal, un modelo D-Line con una velocidad de 6 metros por segundo, los primeros en España de estas características, y con sillas de seis plazas. El desnivel es de 352.04 metros y la pendiente media, de 26.96 %. La capacidad de transporte alcanza las 2.400 personas por hora y el tiempo de viaje suma 5.03 minutos. Además de las estaciones de llegada y salida, consta de 13 torres, tubos de acero fijadas a los cimientos de hormigón mediante tornillos de anclaje.

El principal objetivo de la ampliación es la mejora de la accesibilidad a la estación, que pasaría de tener una única entrada a disponer de dos: el actual acceso por Cerler y otro por el valle del Baliera, en Castanesa, localidad del municipio de Montanuy. Al mismo tiempo se quiere favorecer el desarrollo turístico de esta zona, gravemente afectada por la despoblación.

El que ahora se construye es solo el primer remonte de los previstos. Arrancará en el collado de Basibé (2.380 m), donde está la última pilona de Cerler. Otros tres, a ejecutar en años posteriores, unirán las pistas con el frente de nieve de Castanesa (1.700), donde se construirá un aparcamiento. Los esquiadores llegarán por una carretera de 7 km desde el pueblo de Fonchanina. La Diputación financiará el acondicionamiento de la vía de comunicación entre esa localidad y la de Castanesa, que enlaza con las carreteras N-260 y N-230.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión