Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Juicio con jurado a una pareja de Huesca por un violento allanamiento de morada

La Fiscalía solicita tres años de prisión para cada uno de los dos acusados, que accedieron a un piso de su propiedad por la fuerza después de haber cedido su uso a otras dos personas como vivienda habitual. 

Palacio de Justicia de Huesca
Palacio de Justicia de Huesca
Rafael Gobantes

La Audiencia Provincial de Huesca celebrará a partir del viernes un juicio con jurado contra una pareja por un presunto delito de allanamiento de morada ejecutado con violencia en la capital oscense. La Fiscalía pide para ellos una de tres años de prisión. En principio se han reservado tres días para la celebración de la vista. 

En su escrito provisional, la Fiscalía relata que el 4 de febrero de 2019, la acusada autorizó a una pareja a utilizar en calidad de vivienda habitual un piso de su propiedad, situado en Huesca. Tras ello, se instalaron en el referido inmueble, junto con el hijo de uno de ellos. El otro acusado era conocedor de esta cesión. 

Sin embargo, nueve meses después, sobre las 14.30 del 21 de noviembre de 2.019, los inculpados se presentaron en la puerta del domicilio y tras dar varias patadas y diversos golpes a la puerta, consiguieron abrirla. Salió a su encuentro el hijo de la pareja, que en esos momentos se encontraba en el interior, y los acusados mantuvieron una actitud de intensa agresividad y le empujaron e insultaron. 

Temiendo por su integridad, el hijo decidió marcharse y llamar a la policía. Los inculpados colocaron varios muebles bloqueando la puerta de acceso al domicilio, con la finalidad de que nadie pudiera sacarlos del inmueble y permanecer en el mismo al menos 72 horas. Finalmente, llegó la Policía y procedió a su detención y desalojo.

Hace dos meses, la Audiencia Provincial de Huesca también convocó un juicio con jurado por otro delito de allanamiento aunque en ese caso no se llegó a celebrar porque hubo un acuerdo de conformidad previo. El acusado, propietario de un bar, fue condenado a la pena de tres meses de prisión al aplicar la atenuante muy cualificada de reparación del daño y fue absuelto del delito de revelación de secretos porque la víctima, empleada de su establecimiento, retiró la acusación.

Los hechos se produjeron después de que la empleada hubiera iniciado una relación sentimental, momento en que el acusado comenzó un comportamiento controlador con ella y despectivo con relación a su pareja.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión