Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El Museo de Lérida cubre el vacío con más bienes aragoneses llegados de Barcelona

Seis de las siete obras cedidas por el MNAC para compensar la salida de los 111 bienes son de municipios de Aragón. Hay frontales y antiguos retablos procedentes de Arén, Peralta de la Sal, Montanuy y Villanueva de Sijena.

Las autoridades catalanas, en la presentación del plan de impulso del Museo de Lérida, con el frontal de Rigatell al fondo.
Las autoridades catalanas, en la presentación del plan de impulso del Museo de Lérida, con el frontal de Rigatell a la izquierda.
Maite Monné/Diari Segre

El Museo de Lérida llenará el vacío dejado por los 111 bienes del litigio con otras obras también de procedencia aragonesa llegadas desde el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), con sede en Barcelona. Entre ellas frontales de altar y piezas de retablos de los municipios de Arén, Villanueva de Sijena, Montanuy o Peralta de la Sal. Destacan por ejemplo el frontal de Rigatell, del santuario del mismo nombre, una pieza románica del siglo XIII, o varias tablas del antiguo retablo mayor de la iglesia de Peralta, fechado entre 1450 y 1455. Ambos pasaron de las parroquias a manos de coleccionistas privados, que los cedieron al MNAC. 

El Museo de Lérida ha presentado este jueves un plan de impulso diseñado para cubrir la crisis abierta por la merma en su colección. Cabe recordar que tenía en exposición 16 obras de las 111 del litigio de la diócesis Barbastro-Monzón que ha tenido que devolver por orden judicial. El citado plan contempla el depósito de obras del Museo Nacional, que ha prestado siete, góticas y románicas, de las cuales seis son de procedencia aragonesa. 

Frontal de altar de Rigatell, procedente del santuario de la Virgen de Rigatell, en el municipio de Arén.
Frontal de altar de Rigatell, procedente del santuario de la Virgen de Rigatell, en el municipio de Arén.
Heraldo

Una es la mencionada de Rigatell, la única que ya está en las instalaciones del Museo de Lérida y que ha servido de telón de fondo para la presentación del plan en una rueda de prensa plagada de autoridades. Salió de una iglesia del municipio de Arén, de donde procedía también el frontal de Treserra, la obra más valiosa de los 111 bienes devueltos (tasada en 1.200.000 euros), que dejó un importante vacío en el museo ilerdense.

Además del frontal de Rigatell, se prevé el próximo traslado de dos tablas (Calvario y Dormición de la Virgen María) del antiguo retablo mayor de la iglesia de Peralta de la Sal (1450-1455), en la comarca de La Litera, de los reconocidos artistas de la época Pedro García de Benabarre y Jaime Ferrer.  También una pintura sobre tabla (san Juan Bautista, San Fabián y San Sebastián), de 1491, del monasterio de Santa María de Sijena. Y dos frontales de altar de Estet (Montanuy), en la comarca de la Ribagorza (San Clemente y los Apóstoles), del siglo XIII. 

Todas se guardan en el MNAC. La primera pertenece a la antigua colección Bosch y Catarineu, de un empresario textil catalán aficionado al coleccionismo, que heredó Julio Muñoz Ramonet y la donó al museo en 1950. El altar gótico de Peralta de la Sal, desmembrado y vendido a piezas hace un siglo, es una adquisición de la colección Muntadas de 1956. Los de Estet corresponden a una compra en 1932 del fondo de Luis Plandiura, otro empresario catalán de principios del siglo XX dedicado al comercio del azúcar y el café y aficionado al coleccionismo que además fue delegado provincial de Bellas Artes. Y la de Villanueva de Sijena, según el catálogo del MNAC, se adquirió en 1918, antes de la declaración del monasterio como monumento nacional que protegió el edificio y sus bienes muebles.

El plan de impulso diseñado deja claro que el discurso museístico no renuncia a hablar de la frontera entre Aragón y Cataluña, lo que denominan 'la Franja'. Destacan dos depósitos importantes, uno procedente del Museo Nacional de Arte de Cataluña, que por lo visto este jueves pretende nutrir al centro de obras de sus fondos salidas de las parroquias del Aragón oriental.

Al acto han asistido la consejera de Cultura, el alcalde, el presidente de la Diputación y el obispo, todos ellos miembros del Consorcio del Museo Diocesano. Ángels Ponsa ha dicho, en declaraciones recogidas por Europa Press, que esta acción no significa que no se vaya a "seguir batallando jurídicamente" en los litigios con Aragón. De hecho, la Generalitat ha recurrido al Tribunal Supremo el traslado de las pinturas de la sala capitular del monasterio de Sijena; y a la Audiencia de Huesca, la sentencia sobre la devolución de los 111 bienes. 

El director del MNAC, Pepe Serra, ha avanzado que "si es necesario" serán más las obras aportadas. Y el del Museo de Lérida, Josep Giralt, ha dicho que se instalarán en la zona que se está remodelando, algunas ya en abril. También se ampliará el fondo con piezas que se conservan en el Archivo Arqueológico municipal de Lérida.

El frontal de Berbegal, procedente de esta parroquia aragonesa, una de las piezas más relevantes que actualmente exhibe el Museo de Lérida.
El frontal de Berbegal, procedente de esta parroquia aragonesa, una de las piezas más relevantes que actualmente exhibe el Museo de Lérida.
Rafael Gobantes

El frontal de Berbegal y otras obras pendientes

En todo caso, el Obispado de Lérida se enfrenta a otro posible litigio, en este caso promovido por la diócesis de Huesca para reclamar tres obras que están en su poder. El abogado Joaquín Guerrero, que también defendió a la de Barbastro-Monzón, ya tiene en su poder la documentación aportada sobre el frontal del altar mayor de El Salvador de Berbegal (del siglo XIII), exhibido en el museo de Lérida; la tabla de San Pedro de la iglesia parroquial de Peralta de Alcofea (siglo XV); y la portada románica de la iglesia de El Tormillo (siglo XIII), que ahora jalona la entrada de la iglesia de San Martín en la capital del Segre. Estas parroquias de la Comarca del Somontano actualmente pertenecientes a la diócesis de Huesca estuvieron hasta 1954 en la de Lérida.

El obispo de Huesca, Julián Ruiz, ha pedido al letrado que estudie la documentación para ver cómo debe proceder. Esta diócesis prefirió esperar a ver cómo se resolvía el litigio de Barbastro-Monzón, pero ahora cree que ha llegado el momento de seguir el mismo camino. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión