Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Huesca

Valeria Corrales, de Huesca, asombra con su dominio de la robótica en Got Talent

La oscense, de 12 años, demostró su destreza con la tecnología en el programa que la cadena Telecinco ha emitido este viernes con un ingenio que resolvió el cubo Rubik en 26 movimientos.

Valeria Corrales y su profesora de robótica, Patricia Heredia, ante la cámara en su canal de YouTube ValPat.
Valeria Corrales y su profesora de robótica, Patricia Heredia, ante la cámara en su canal de YouTube ValPat.
Heraldo.es

“Quiero que las niñas se den cuenta de que la tecnología no es solo para chicos”. Con decisión, desparpajo y experiencia se presentó Valeria Corrales, de 12 años y residente en Huesca, ante el exigente jurado de Got Talent en el programa que Telecino ha emitido este viernes. Sin atisbo de nervios, por lo menos a la hora de salir al escenario, se puso delante de Dani, Edurne y Risto y explicó que le habían regalado un cubo de Rubik y que como sabía resolverlo decidió hacer un robot para que encontrara la solución por ella. Fue la primera de las veces que la actuación de Valeria dejó al popular tribunal y a los espectadores con la boca abierta. Antes también había sorprendido al presentador, Santi Millán, regalándose una corbata con cuatro luces led.

Valeria explicó que su robot, que ya llevó montado, constaba de motores, sensores y una CPU (pequeño ordenador). Una vez que Edurne hubo revuelto todas las caras del cubo Rubik, para que se viera que no había trampa ni cartón, la niña lo colocó en la maquina, que tras escanear todos los lados del poliedro determinó que necesitaba 26 movimientos para componerlo. Las piezas empezaron a moverse y trabajar ante la incrédula mirada del jurado y del público. Cuando solo faltaban dos acciones parecía que no iba a ser posible pero… lo hizo. Y además, "se chuleó", como dijo su creadora, ya que una vez terminado, el robot le dio tres vueltas al cubo.

Sonaron los aplausos, pero Valeria todavía no había terminado su intervención en Got Talent, ya que para demostrar que la tecnología también es cosa de niños entregó un regalo a cada uno de sus calificadores. A Dani le había hecho una bola mágica para ayudarlo en las votaciones, ya que al agitarla, de manera aleatoria, muestra un mensaje con un sí, un no o pase de oro. Al probarla, salió sí. A Edurne le entregó un corazón que parecía impreso en 3D y que dentro tenía un led para iluminarse y una fotografía editada de la cantante con su hermano Gonzalo, de 10 años y fan de la artista. El pequeño estaba entre bastidores con sus padres, Gonzalo y Teresa, y con Patricia Heredia, la ingeniera de Telecomunicaciones que dirige la academia de robótica MiniVinci de Huesca donde hace cinco años que aprende Valeria.

El regalo de Risto fueron una gafas con un altavoz y una placa Arduino de manera que cuando el sensor detecta algo le manda una señal a la placa y se emite un sonido a través del altavoz: “El sí de Risto”. Después, la niña subió al escenario a esperar la votación. Risto se hizo un poco de rogar pero Valeria recibió tres sí. La actuación no fue para menos, pero quienes la conocen ya saben que lo suyo es auténtico talento y así lo ha demostrado en otras muchas ocasiones. 

Desde los siete años acude a las clases en MiniVinci. Durante el confinamiento domiciliario ella y su profesora, que comparten el canal de YouTube ValPat, con más de 6.700 seguidores, empezaron a hacer directos cada día para que la gente viera que con la robótica se pueden hacer cosas muy divertidas. En noviembre, para la campaña de recogida del Banco de Alimentos, montó un robot con materiales reciclados que agradecía las donaciones y que se colocó en uno de los supermercados colaboradores. Ahora estudia primer curso de la ESO pero ya tiene que claro que quiere ser ingeniera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión