Despliega el menú
Huesca

huesca

Piden precaución en el acceso a Llanos del Hospital para no atropellar piquituertos

Un grupo de vecinos del valle de Benasque solicita a los conductores que rebajen la velocidad al pasar por este acceso ya que los pájaros bajan al asfalto a picar la sal que se usa para prevenir heladas.

Una pareja de piquituertos.
Una pareja de piquituertos.
Heraldo

Un grupo de vecinos del valle de Benasque aficionados a la naturaleza y a la preservación de la vida animal han difundido un mensaje en las redes sociales pidiendo la colaboración ciudadana para salvaguardar a los piquipuertos, unas pequeñas aves que suelen residir en los bosques de coníferas y que se encuentran muy expuestos a la circulación rodada cuando en los meses invernales se posan en las carreteras para picar la sal que se utiliza para prevenir las heladas en el asfalto.

En concreto, recuerdan la problemática que sufren en el entorno de los Llanos del Hospital benasqués estas pequeñas aves que están catalogadas por su singularidad como "de interés especial". Su nombre hace referencia a que tienen el pico torcido para favorecerle la rotura de las cáscaras de los piñones. Una bandada suele bajar allí habitualmente a picotear en la sal utilizada para evitar la acumulación de nieve sobre el firme y pagan un oneroso tributo en forma de atropellos por esta causa.

Lo hacen, sobre todo, en una pequeña zona de unos 400 metros situada entre el parquin público del vado junto al Ésera y el propio complejo hotelero del Hospital de Benasque. "El problema –comentan en el manifiesto- es que parecen pequeñas piedras en el lado de la pista y ante la llegada de vehículos no levantan el vuelo con la suficiente rapidez y es muy frecuente que sufran un atropello" y, como consecuencia de ello, muchos acaban malheridos o muertos.

"Bastante tienen con pasar el invierno con estos fríos en el Hospital como para que encima tengan la amenaza de los coches que discurren por la zona", comenta Maite, del estanco de Benasque, que ha colgado en las redes sociales de su establecimiento este comunicado. Recuerda que ya existe en este punto de acceso al Hospital una señal carretera que alerta de la presencia de las aves, respalda totalmente la sugerencia planteada por los conservacionistas de reducir "aún más" la velocidad en que se circula por este tramo, que actualmente es de 30 kilómetros por hora, para garantizar la seguridad de los piquituertos y espera que el comunicado sirva para concienciar y despertar la sensibilidad de los que acceden al Hospital de Benasque y al espacio contiguo de los Llanos ante esta situación.

Según explican los especialistas de SEO Birdlife, el piquituerto posee uno de los más sorprendentes y especializados picos de toda la avifauna europea; se trata de una herramienta robusta y en forma de tijera, cuyas mandíbulas se cruzan para constituir una perfecta tenaza con la que extraer los nutritivos piñones que constituyen la base de su dieta. Ave forestal y de talante nómada, el piquituerto común es un habitante característico de los bosques de pinos, abetos, alerces y píceas de toda Europa, desde el nivel del mar hasta la alta montaña.

Ave similar en tamaño al gorrión, pero más corpulenta y de cabeza grande, que hace que parezca que no tiene cuello. Los machos adultos muestran una coloración rojiza mientras que las hembras lucen un plumaje verdoso. El piquituerto común frecuenta las ramas externas y más altas de los pinos en busca de piñones. Aparece posado o realizando pequeños vuelos acrobáticos, siendo incluso capaz de colgarse de una piña sujeto solamente por el pico.

Etiquetas
Comentarios