Despliega el menú
Huesca

El juez archiva la causa contra el cura de la Canal de Berdún que trasladó un retablo

El juzgado de Jaca acuerda sobreseer el caso en el que estaban implicados el sacerdote y un arquitecto, detenidos por un delito contra el patrimonio histórico. La defensa anuncia acciones contra los agentes de la UCO que desplegaron el operativo.

El castillo de Biniés, donde presuntamente se depositó una pieza.
El castillo de Biniés, donde presuntamente se depositó una pieza.
Heraldo

Una fotografía mostrando el traslado de un retablo, colgada en las redes sociales, desencadenó el pasado mes de noviembre una gran operación policial de la UCO que condujo a la detención del cura de la Canal de Berdún y de un arquitecto residente en el municipio, acusados de un delito contra el patrimonio histórico. Ambos llevaron la tabla desde la ermita de la Esperanza de Villarreal de la Canal, un pueblo de ese municipio, a la iglesia parroquial, y depositaron algunas piezas menores en el castillo de Biniés, propiedad del padre del segundo arrestado. 

Casi tres meses después, el juzgado de Jaca ha decretado el sobreseimiento provisional de las actuaciones porque "no resulta debidamente justificada la perpetración del delito", en consonancia con el informe de la Fiscalía.  El auto del magistrado Antonio Martín Gonzaléz, del pasado 17 de febrero, especifica que el procedimiento se incoó por una denuncia de la Guardia Civil.

La operación estuvo a cargo de la Unidad Central Operativa (UCO) de Patrimonio de Madrid, y ahora Diego de Ramón Hernández, abogado y padre del arquitecto, anuncia acciones legales por responsabilidad patrimonial contra los agentes de la UCO, a los que pedirá que se hagan cargo del gasto del desplazamiento de cuatro guardias de Madrid a Jaca y del despliegue de nueve vehículos de la Benemérita en un pueblo de apenas cien vecinos, donde causó un gran revuelo. 

El sacerdote, Ramón Clavería, párroco de la iglesia de San Salvador y de otras quince parroquias del obispado de Jaca, estuvo unas horas arrestado, pero el otro detenido, permaneció tres días en los calabozos. El motivo fue el traslado del retablo del altar mayor de la ermita de la Esperanza de Villarreal de la Canal hasta la iglesia parroquial de San Salvador. Se comprobó que la pieza de mayor tamaño estaba en este templo, pero otros elementos menores del retablo se llevaron al castillo de Biniés.

El cura lo justificó ante el grave deterioro de la ermita y la ausencia de cerradura para acceder a la misma, y con el fin de preservar los bienes que quedaban en su interior. Según el abogado, se debió a causas de "fuerza mayor", "el grave deterioro, humedad, condiciones climatológicas en la ermita e inseguridad de posible saqueo o robo", y fue realizado a la luz del día", moviéndolo únicamente 300 metros.  

Los soportes del retablo se llevaron al castillo de Biniés mediante tres contratos de depósito. En el castillo gozaban de "seguridad privada con cámaras múltiples, y ausencia de humedades y de condiciones climatologías adversas". 

La operación policial dejó boquiabiertos a los habitantes de Villarreal, que vieron como la plaza se llenaba de coches patrulla. Desde el primer momento, la Diócesis de Jaca aseguró que el traslado tuvo lugar "sin ningún tipo de ocultación, a plena luz del día, y con el correspondiente contrato de depósito" y que las informaciones que hablaban de saqueo o expolio no se ajustaban "en ningún caso" a la realidad.   

Según el abogado defensor, de haber admitido la UCO los tres contratos de depósito de los bienes, legalmente realizados, "hubiera bastado para exonerar de cualquier actividad ilícita" a los detenidos. Solicitará que se les indemnice por los daños: "privación de libertad, daños morales, y el ir esposados por capricho de estos agentes; que de haber leído los contratos o documentación ofrecida por los detenidos, no hubieran realizado dichas detenciones. 

Etiquetas
Comentarios