Despliega el menú
Huesca

sucesos

Detienen al cura y a un vecino de la Canal de Berdún por el traslado del retablo de una ermita

Una fotografía colgada en las redes sociales alertó al Grupo de Patrimonio de la Guardia Civil, que se desplazó desde Madrid para hacerse cargo de la investigación.

El castillo de Biniés, donde presuntamente se depositó una pieza.
El castillo de Biniés, donde presuntamente se depositó una pieza.
Heraldo

Una fotografía del traslado de un retablo, colgada en las redes sociales, desencadenó esta semana una operación policial que condujo hasta la detención del cura de la Canal de Berdún y de un vecino que colaboró con él en el transporte. Agentes del Grupo de Patrimonio de la Unidad Central Operativa del Servicio de Policía Judicial de la Guardia Civil se desplazaron a ese municipio de la comarca de la Jacetania para abrir una investigación en relación con una denuncia de un posible delito contra el patrimonio histórico.

Las opiniones de los vecinos están divididas entre quienes creen que todo se trata de un malentendido, propiciado por esa fotografía, y quienes piden aclarar unos hechos con algunos interrogantes. En el centro de la polémica está el párroco, Ramón Clavería, que decidió trasladar el retablo de la ermita de la Esperanza, situada en Villarreal de la Canal, una localidad de ese municipio, hasta la iglesia parroquial.

Incluso el Ayuntamiento se sintió obligado a emitir un bando para aclarar lo sucedido, "ante la alarma social suscitada", aunque las discrepancias sobre esta versión aconsejaron sustituirla por otra. Según el primero, difundido a los vecinos a través de una aplicación de móvil, el traslado del retablo se justificó por el grave estado deterioro de la ermita de Villarreal de la Canal y la ausencia de cerradura para acceder a la misma. Con el fin de preservar los bienes que quedaban en su interior, continúa, se tomó la decisión de proceder al desmontaje del retablo del altar mayor que aún estaba en el interior. "Estas labores se realizaron con todas las cautelas necesarias para no dañar las piezas. El párroco, don Ramón Clavería, había informado previamente a los feligreses de que se iba a proceder a esta actuación. La misma se realizó a plena luz del día y sin ninguna ocultación", señala el bando.

El retablo fue trasladado a la parroquia de Villarreal, "donde actualmente se encuentra y se ha encontrado siempre desde que se desmontó". Calificó de "falsas" las informaciones que afirmaban que la pieza se depositó en el castillo de Biniés. "Únicamente el soporte del retablo quedó depositado en el castillo, por ser piezas de gran tamaño que no cabían en la parroquia de Villareal, donde se quiere montar el retablo trasladado". Y continúa asegurando, respecto de estos soportes, que se realizó "inventario, reportaje fotográfico y contrato de depósito, en tanto se decide dónde ubicarlas definitivamente". 

La elección del castillo se debe, de acuerdo a la información municipal, a las condiciones necesarias de espacio, temperatura y humedad para su conservación y custodia; a que el estado en que se encontraban desaconsejaba un traslado largo; y al hecho de ser un bien de interés cultural que se puede visitar, donde las piezas estarían expuestas.

Concluía diciendo que una denuncia, ante un posible expolio, había dado lugar a la apertura de diligencias judiciales actualmente en trámite, "y en las que esperamos que pronto quedará aclarado este malentendido".

El bando de la polémica

El bando ha provocado malestar entre los apenas 30 vecinos de Villarreal, al entender que únicamente reflejaba la versión del cura. Por eso, el Ayuntamiento lo retiró y lo sustituyó por este otro: "Ante las molestias causadas por el bando anterior emitido por el Ayuntamiento, este quiere manifestar que el citado bando se ha publicado sin la intención ni de defender ni atacar a nadie respecto de los acontecimientos ocurridos el martes 24 de noviembre, sino de informar de los hechos de los que se tiene constancia".

Fue ese día cuando se produjeron las detenciones. En la operación participaron agentes desplazados desde Madrid, pertenecientes Grupo de Patrimonio de la Unidad Central Operativa, a cargo de la investigación, y otros de la Policía Judicial de Jaca.

Además del cura, se detuvo a una persona relacionada con el castillo de Biniés, un castillo vivienda del siglo XIV situado en esa localidad, también en el municipio de Canal de Berdún. Ambos están en libertad mientras se sigue adelante con la investigación, que se encuentra en una primera fase, indicaron fuentes de la misma.

Despliegue de agentes

La operación policial dejó boquiabiertos a los habitantes de Villarreal. "Cuando llegamos a la plaza había nueve coches de la Guardia Civil y se llevaron al cura", comentó uno de ellos, que prefirió no identificarse. Este vecino aseguró que el sacerdote había avisado a los feligreses de su intención de descolgar el retablo, "pero le mostraron su disconformidad". Y confirmó el malestar por el primer bando, ya que discrepan de algunas afirmaciones, como que la puerta de la ermita no pudiera cerrarse o que algunas piezas se llevaron al castillo porque no cabían en la iglesia, "cuando es más grande". "Solo pedimos que se aclare todo, pero no nos parece bien que el bando dé únicamente una versión, por eso se ha rectificado", señaló un feligrés, quien confirmó que el retablo está en la iglesia.

Fuentes municipales aclararon que el primer bando "nunca pretendió prejuzgar unos hechos sobre los que hay abierta una investigación judicial". El retablo de la ermita, un sencillo edificio del siglo XVII con el cementerio anexo, no está catalogado ni tiene gran valor artístico, precisaron. 

Por su parte, la Diócesis de Jaca aseguró que el traslado tuvo lugar "sin ningún tipo de ocultación, a plena luz del día, y con el correspondiente contrato de depósito", y que el párroco, para preservarlo y evitar posibles accidentes, optó por trasladarlo y montarlo en la iglesia parroquial del Salvador, y entronizar en él la imagen de la Virgen de la Esperanza, que se encuentra desde hace muchos años en el templo. "Las informaciones que hablan de saqueo o expolio no se ajustan, en ningún caso, a la realidad", señalaron desde el obispado, mostrando su disposición a aclarar lo que la Justicia estime necesario.  

Etiquetas
Comentarios