Despliega el menú
Aragón

Investigan la desaparición del arco de entrada de la iglesia de Huértalo

No es la primera vez que este núcleo despoblado de la Canal de Berdún sufre robos en su patrimonio.

El arco, antes y después del robo
El arco, antes y después del robo
Beatriz Francisoud

El núcleo despoblado de Huértalo, en la Canal de Berdún, ha sufrido un nuevo robo. Hace unos años desapareció el arco de entrada y la pila de agua bendita de su ermita y ahora ha sido el arco de entrada al atrio de la iglesia de San Esteban, una construcción de origen románico datable en siglo XII, aunque ese arco podría ser del XVI ya que posteriormente el templo sufrió modificaciones. Una vecina de Majones, Beatriz Francisoud descubrió el pasado puente de la Constitución que faltaba dicho arco, avisó al párroco y lo denunció en las redes sociales, donde muchos vecinos de la Canal de Berdún han lamentado el hecho que ya está siendo investigado por la Guardia Civil. Da la casualidad de que el puente de la Constitución también despareció una pieza expuesta en una vitrina en el Monasterio Viejo de San Juan de la Peña, que también se está investigando.

Este núcleo despoblado no es muy accesible, de hecho, los últimos 800 metros aproximadamente hay que ir a pie y el resto de la pista sólo es apta para un vehículo todoterreno, ya que hay que vadear el río Majones. Hace seis meses se presentó ahí el libro de Cristian Laglera sobre Huértalo, por lo que los vecinos desbrozaron los accesos y la calle principal del pueblo, por la que era imposible caminar. Esta facilidad en el acceso ha podido favorecer el robo. Beatriz Francisoud ha explicado que en octubre se enteró de que se había limpiado la zona “que estaba llena de zarzas y por donde era imposible pasar”, así que “le dije a un vecino de Majones de ir y una vez ahí hice fotos”. Esto fue el pasado 26 de octubre. El 7 de diciembre volvió a ir con su marido y ya se dieron cuenta de que faltaba el arco de la iglesia, por lo que el robo se habría producido en ese mes de intervalo entre una visita y otra. Beatriz advierte de lo difícil que ha tenido que ser arrancar las piedras del arco, sin que se viniera el resto de pared abajo, y llevarlas andando hasta donde se puede llegar con un coche o furgoneta.

El párroco de la Canal de Berdún, Ramón Clavería, no ha querido dar detalles sobre lo sucedido, únicamente ha explicado que conoció el robo gracias a Beatriz, que dio parte a la Diócesis de Jaca, que también fue avisado por el alcalde de Berdún y que el robo ya está denunciado ante la Guardia Civil.

Huértalo estuvo compuesto por 11 casas y alrededor de 70 habitantes, aunque apenas media docena llegaron abiertas a mediados del siglo XX. Tal y como ha explicado el oscense Cristian Laglera y autor del libro ‘Huértalo, el pueblo que se fue’, aunque 4 de las 5 casas de Huértalo se vaciaron en el año 60, la última de ellas (casa Buey), mantuvo un habitante hasta los años 90. Este último vivió en soledad muchos años, desde que murió su mujer y quedó viudo.

Etiquetas
Comentarios