Huesca
Suscríbete

literatura

La bibliotecaria de Villanúa lanza un reto que atraviesa mares en pleno confinamiento

Miriam Julián de Villanúa ha adaptado sus propuestas de lectura a la era covid gracias a las redes sociales y las nuevas tecnologías.

Vista de la tablilla de arcilla con la inscripción, hallada en Grecia.
Vista de la tablilla de arcilla con la inscripción, hallada en Grecia.
Efe

¿Quién podría haber imaginado que un libro que fue escrito hace más de 3.000 años estuviera uniendo a más de 200 personas de todo el mundo en plena pandemia? Aunque puede sonar sorprendente, la realidad es que es lo que está ocurriendo gracias a una iniciativa surgida en la pequeña biblioteca de Villanúa, en Huesca, de la mano de su bibliotecaria, Miriam Julián.

Considerada como una de las obras clásicas más importantes de la historia de la literatura, ‘La Odisea’ de Homero consta de 24 cantos -o capítulos- que, desde el día 1 de febrero, se comparten en un grupo de Facebook creado por Julián. La publicación narra las aventuras de Ulises, que trata de volver a casa tras 20 años fuera. “Desde que 2018 se lanzó un reto mensual de lectura para los usuarios de la biblioteca, nunca han superado los 20”, reconoce.

Actualmente, la biblioteca cuenta con más de 1.200 socios, la mayoría de fuera de la localidad que consta de apenas 400 habitantes. Sin embargo, el salto al mundo telemático y la adaptación de este tipo de iniciativas a las redes sociales ha propiciado que llegue algo más lejos de lo que la bibliotecaria hubiera imaginado. “Con esto de internet pensé que tal vez se apuntaría gente de Jaca, Huesca o Zaragoza, pero llegar al otro lado del charco…”, admite.

Argentina, Chile, Uruguay o México son algunos de los países desde donde, diariamente, llegan mensajes y todo tipo de reflexiones. Además, la iniciativa ha permitido no solo que se presten los nueve ejemplares que había en la biblioteca, sino que muchas personas acudan a las de su municipio a por el suyo o, simplemente, saquen el libro del fondo de alguna estantería en la que estaba abandonado. “Leemos mucho, estamos todo el día con el teléfono, las redes, noticias o whatsapp, pero muy poca gente se decide por un clásico", apunta la bibliotecaria.

Miriam Julián, bibliotecaria de Villanúa.
Miriam Julián, bibliotecaria de Villanúa.
Heraldo

Ya sea por miedo o respeto, o tal vez por la falta de tiempo, la realidad es que hoy en día la gente se suele mostrar “algo reacia” a emprender este tipo de lecturas: “El vocabulario tampoco ayuda ya que resulta algo farragoso. El hecho de que sea una lectura compartida sirve para dar ánimos y sobre todo despejar dudas”, asevera.

Como si de un barco se tratase, el mismo que acompaña a Ulises en su travesía, el reto lector se inicia cada día con un breve resumen realizado por la propia Miriam, algo que ella denomina el ‘Desayuno Odisea’. “Es una forma de preparar a los lectores para la lectura del día. También añado materiales complementarios, enlaces a mitos que aparecen nombrados, pero no se explican…”, advierte.

La lectura como refugio para el alma

Hoy, Julián asegura que la lectura se ha convertido en un refugio para muchas personas que, ahora que pasamos tanto tiempo en casa -en muchos casos en soledad-, necesitamos salir de la cotidianeidad más que nunca. Además, la lectura compartida ha demostrado que a pesar de que las aventuras de Ulises fueron escritas hace miles de años, hoy en día se encuentran más vigentes que nunca. “Aunque fue escrita en el 800 antes de Cristo, no deja de ser el viaje de un héroe que quiere volver a su hogar, a abrazar a su familia a ver a su gente”, explica la bibliotecaria.

Es, a su juicio, una historia de esperanza y una metáfora de lo que estamos viviendo con la pandemia. “Es un relato que habla de la importancia de no perder la esperanza. En este caso el protagonista trata de volver a casa tras permanecer 20 años superando trabas y retos. En definitiva, habla de no dejarse vencer a pesar de las adversidades”, resume.

Viajar en barco, sin salir de casa

Entre los participantes, muchos reconocen que se trata de un libro que, de ‘motu proprio’, jamás habrían leído. “Me subí a este barco porque es la oportunidad que tenemos ahora de realizar un viaje por mar... Y lo estoy disfrutando a raudales. Tengo una versión en verso y casi me la recito”, explica Jorge Andolz, uno de los participantes aragoneses.

“El libro, pese a haber sido escrito hace cientos de años, me está sorprendiendo con las similitudes actuales, con el humor, la intriga, el misterio, la aventura y la fluidez con la que está escrito. Sinceramente no sé si me hubiera animado a leerlo por mi cuenta”, admite Daniel Sancho, uno de los 15 lectores que participan desde Villanúa.

“Yo me uní a la tripulación desde Ciudad de México porque vi el anuncio y me quedó como anillo al dedo. Ver el entusiasmo de todos me anima día a día a leer mi canto y asomarme a este rinconcito a ver las novedades. No tiene desperdicio”, afirma Adela Ana, profesora de literatura. “Hoy, que la pandemia me ha dado una corta tregua en el ámbito laboral he aprovechado esta oportunidad. Tal vez, solo no hubiese iniciado esta lectura. Pero, en la grata compañía de estos remeros he emprendido la navegación de este vinoso mar acompañando la odisea de Ulises”, relata Tavo Estomba, desde Uruguay.

Varias voces llegadas desde distintos rincones del planeta y unidas en torno a un clásico gracias a la iniciativa de una pequeña biblioteca oscense que, como el propio Ulises, se niega a cejar en su empeño de, en este caso, hacer llegar la lectura hasta el fin del mundo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión