Despliega el menú
Ocio y Cultura

El dibujante aragonés Calpurnio recorre con sus trazos la ‘Odisea’ de Homero

La editorial Blackie Books le eligió para ilustrar la nueva edición del clásico griego que acaba de publicar

Así ve Calpurnio el episodio del caballo de Troya de la 'Odisea' para el libro de Blackie Books
Así ve Calpurnio el episodio del caballo de Troya de la 'Odisea' para el libro de Blackie Books
Calpurnio

El dibujante aragonés Calpurnio, el ‘padre’ del genial vaquero Cuttlas, ha vuelto la mirada a la literatura clásica griega y ha puesto imágenes a una singular ‘Odisea’ de Homero que acaba de publicar Blackie Books. La edición, recién llegada a las librerías, inicia su colección Clásicos Liberados, en la que irá sacando a la luz grandes obras de la literatura universal, en nuevas versiones «fieles y desacomplejadas». Así, la ‘Odisea’ que acaba de publicar parte la versión de Samuel Butler, adorada por Borges, e incluye textos y artículos de Dorothy Parker, Nick Cave, Augusto Monterroso y Javier Krahe, junto a ‘La versión de Penélope’ de Margaret Atwood. Un volumen de casi 500 páginas que recorre a fondo el universo homérico.

Calpurnio ha sido el elegido para ‘ilustrar’ esta primera entrega de la colección (luego llegarán el ‘Génesis’, ‘El Quijote’, ‘Gargantúa y Pantagruel’...), aunque su tarea se ha alejado de los cánones del género. En realidad, más que ilustrar, lo que ha hecho es aportar otro nivel de lectura y acompañar al rey de Ítaca en toda su travesía: prácticamente todas las páginas del libro tienen un dibujo suyo.

«Ilustrar la ‘Odisea’ es un trabajo con muchas dificultades, puesto que es una obra tremendamente seria, pero también ofrece ciertas ventajas, como que ha inspirado a los artistas desde hace más de 1.000 años y se ha reinterpretado mucho –asegura Calpurnio–. Lo que he hecho ha sido asumir la iconografía de las cerámicas griegas antiguas, con sus colores terrosos, e incorporarlas a mi trabajo».

Se ha decantado también por el grafismo de la mayor parte de su obra, Cuttlas incluido, de trazos esquemáticos y cierto aire naïf.

«La verdad es que podía haber hecho personajes con cara y músculos; fue una de mis primeras ideas al abordar el trabajo, pero acabé descartándola. Decidí emplear los monigotes y no poner cara a los personajes porque me parece más respetuoso con la imaginación del lector. Creo que mi tarea como ilustrador no puede contraponerse a la que es propia del lector».

Ese ha sido uno de sus principales objetivos, darle al lector puntos de apoyo para que no naufrague en la obra. «La ‘Odisea’ tiene muchos personajes y cuesta saber los que son verdaderamente importantes. He querido que se reconozcan, y por eso les he puesto nombres desde el principio: Antínoo, Eurímaco... He intentado hacer mis propias acotaciones y facilitar la lectura».

Es el primer libro completo que ilustra y asegura que la experiencia le ha servido para aprender muchas cosas. «En la ‘Odisea’ hay de todo: amor, celos batallas... Es una obra pionera en muchas cosas y, de hecho, se cree que fue trasmitida de forma oral durante siglos porque cuando se compuso no existía aún la escritura. Se supone que Ulises no existió y que toda su historia es un mito pero, dentro de eso, es un personaje muy atractivo porque tiene los pies muy pegados a la tierra. Es muy humano, no duda en echar mano del engaño cuando conviene a sus fines».

En pleno fragor del trabajo de ilustración de la ‘Odisea’ Calpurnio acometió el encargo de realizar un mural para el Instituto Valenciano de Arte Moderno, IVAM. «Tiene unos 13 metros de longitud por 3 de altura –señala–. Está situado en la cafetería, por lo que lo tendría que ver mucha gente, aunque en la situación actual no se sabe. Lo terminé un mes antes del confinamiento y representé en él a Atenea guiando el barco de Ulises».

El confinamiento alteró algunos de sus planes pero tampoco le supuso un esfuerzo especial. «Lo he vivido con preocupación, como todo el mundo. Se me han venido abajo algunos trabajos que tenía, sobre todo un par de festivales a los que tradicionalmente hago la cartelería y la imagen, pero afortunadamente tenía otros encargos que se han mantenido. Y los dibujantes estamos acostumbrados al teletrabajo. Siempre tenemos un sitio para dibujar en nuestras casas y una buena conexión a internet. Y sabemos lo que es pasar muchas horas trabajando en casa».

Uno de esos encargos es una nueva entrega de la colección Clásicos Liberados de Blackie Books, que se publicará el año que viene. Será la ‘Ilíada’. También universo homérico.

Etiquetas
Comentarios