Despliega el menú
Huesca

Huesca

Ocho vecinos de Santa Eulalia de Gállego aprenden a usar el desfibrilador por si hay una emergencia durante las obras

Hay 15 voluntarios para conducir la furgoneta que, a modo de lanzadera, circula entre el pueblo y el puente  para trasladar a quienes han dejado su coche al otro lado del viaducto, cortado al tráfico cuatro semanas. 

El paso por el puente se permite en horarios acordados con el Ayuntamiento y en caso de emergencia.
El paso por el puente se permite en horarios acordados con el Ayuntamiento y en caso de emergencia.
DGA

Los vecinos de Santa Eulalia de Gállego han dispuesto un auténtico plan de contingencia para afrontar con los menores inconvenientes posibles las cuatro semanas que el puente de acceso a la localidad estará cortado al tráfico por las obras de mejora. Los trabajos, que han comenzado este martes, impiden la circulación de vehículos por este paso, el más cómodo y corto para quienes residen en la localidad, situada en la provincia de Zaragoza pero integrada en la comarca de la Hoya de Huesca

Entre otras cosas, ocho de sus habitantes, mediante un curso exprés, han aprendido a utilizar el desfibrilador recién adquirido por el Ayuntamiento. "Los hemos comprado para tenerlo preparado en el caso de una emergencia y solventar o rebajar esa sensación de riesgo que estamos corriendo", indica el alcalde, José Antonio Casaucau. 

La respuesta de los vecinos también ha sido "magnífica" a la hora de reclutar voluntarios para conducir la furgoneta que durante este mes funcionará como lanzadera para trasladar a los vecinos del pueblo hasta el puente y a la inversa. "Tenemos 15 personas que van y vienen por turnos y a demanda", ha señalado el alcalde. Ante la imposibilidad de que los coches atraviesen el viaducto, los habitantes de Santa Eulalia de Gállego han tenido que dejar sus coches al otro lado, donde la Dirección General de  Carreteras, que acomete las obras, ha habilitado un aparcamiento con espacio para unos 20 vehículos y dotado de vídeo vigilancia. 

Los conductores que llegan por la carretera A-1202 desde Ayerbe dejan el coche al llegar al puente, pero antes han avisado para que vengan a buscarlos con la furgoneta. Lo mismo se hace en sentido inverso. "Hay turnos fijos, por los horarios escolares o los de quienes trabajan" , explica Casaucau. Todos están apuntados para organizar los viajes. También se funciona a demanda. "Han sido tantos los vecinos que han querido colaborar que serán dos o tres horas cada uno cada dos o tres días", comenta el alcalde. En el acceso al puente desde de Santa Eulalia de Gállego también hay sitio para aparcar, porque hay gente que tiene dos vehículos y deja uno allí, cruza y coge el otro. 

Las obras del puente del Gállego han cortado el tráfico desde este lunes, dejando como alternativas un desvío de casi 100 km y un paso peatonal.
El deterioro

Para facilitar el paso de los peatones por el puente en obras se ha colocado una pasarela metálica sobre el mismo. Desde Carreteras indican que se podrá atravesar cuando no se esté trabajando y según los horarios acordados con el Ayuntamiento (especialmente para los escolares). Por supuesto, también se podrá pasar por cualquier emergencia, destacan. 

El puente metálico fue construido entre 1915 y 1917 según el sistema de celosía Warren, surgido en Estados Unidos en el siglo XIX.. Tiene unas dimensiones de 56 metros de largo y 5,80 m de ancho y sustenta una carretera de 4,5 m de sección transversal.

Espacio de teletrabajo

El alcalde ha indicado que las obras del puente, muy deteriorado, ha acelerado la puesta en marcha de una zona de teletrabajo en el Ayuntamiento, incluso con mamparas para que la gente pueda estar segura. "Que quien pueda teletrabajar lo pueda hacer en un espacio municipal y cómodo", señala. "Lo estábamos preparando para atraer a nuevos pobladores y lo hemos adelantado", ha añadido.  Además, ha sido necesario organizar el transporte del pan, el correo, los envíos de paquetería, los residuos urbanos…

Etiquetas
Comentarios