Despliega el menú
Huesca

borrasca filomena

Cientos de clientes sin luz en Huesca por la nevada

Las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza fueron las más afectadas. Se preveía llevar grupos electrógenos a los pueblos donde no se restableció el suministro.

Labores de limpieza de la nieve en la localidad de Leciñena.
Labores de limpieza de la nieve en la localidad de Leciñena.
Heraldo.es

El temporal de nieve dejó sin luz, y consiguientemente sin calefacción, a cientos de clientes durante el fin de semana en las tres provincias aragonesas. Las incidencias se fueron solventando, pero ayer por la tarde continuaba sin reponerse el suministro en varios pequeños pueblos de los municipios de Aínsa (Olsón, Javierre, Mondot y Castejón de Sobrarbe), Abizanda y Bárcabo (Hospitaled, Betorz, Lecina, Eripol y Almazorre), donde se iban a disponer grupos electrógenos ante las dificultades para reparar la avería.

A lo largo del día también estuvieron sin luz en parte de la comarca de la Ribagorza. Puente de Montañana, Arén, Sopeira, Viacamp y Tolva sufrieron un apagón a las 9.00 y en algunos casos no volvió hasta las 17.00. Benabarre también se vio afectado, con cortes de una hora, y otras localidades lo padecieron durante la noche. "Además de estar sin luz, se han caído teléfonos móviles y fijos y no tenemos calefacción", afirmó el alcalde de Arén, Miguel Gracia. Estas localidades dependen de la línea Pont de Suert-Alfarrás, que alimenta tanto a municipios de Aragón como de Cataluña. Endesa no pudo concretar el número de afectados.

La delegación de la compañía en Aragón sí informó de que 700 clientes en las comarcas oscenses de Sobrarbe y Somontano, de localidades como Samitier, Aínsa y El Grado, y 300 en Fuentespalda, en la provincia de Teruel, sufrieron cortes de luz por la acumulación de nieve y hielo en los cables, que acaban derribando o causando desperfectos en las torres, y por la caída de árboles sobre las infraestructuras.

El alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo, dijo que varios núcleos y algunos barrios de la cabecera estuvieron sin luz por la mañana, y otros cercanos, como Ligüerre de Cinca y Palo, ya sufrieron el apagón durante la noche. "De rebote las torres de telefonía móvil se quedaron sin servicio". El suministro se pudo recuperar para 200 de esos 700 clientes. El resto, entre ellos 150 en Bárcabo y 91 en Abizanda seguían sin luz. "Están trabajando más de 20 técnicos. Si no se puede restablecer pronto se enviarán grupos electrógenos", aclaró Endesa.

En la provincia de Teruel, entre las 11.00 y las 15.00 estuvieron sin luz 500 clientes en Fuentespalda y Ráfales, en la comarca del Matarraña, en una línea de media tensión dependiente de la subestación de Valderrobres. La infraestructura se disparaba cuando se conectaba y los operarios estaban recorriendo toda la línea para intentar localizar la avería. Esto ocasionó cortes intermitentes en los núcleos dependientes de esa subestación.

El sábado hubo además otras    incidencias. Las más destacables, en Velilla de Ebro, en la provincia de Zaragoza, y en Torre del Compte, en Teruel. Endesa ha explicado que tiene desplegado un dispositivo compuesto por 200 personas en todo Aragón y ha duplicado los medios materiales, entre ellos grupos electrógenos.

Problemas al sur de Monegros

En Leciñena, el peso de la nieve también derribó decenas de árboles y ramas e hizo ceder varios tendidos eléctricos. Además aplastó la techumbre de un almacén antiguo de la cooperativa local, que todavía sigue en uso. "El primer día de nieve es emocionante y divertido; y el segundo, un problema, cuando no se está acostumbrado", decía ayer el alcalde, Raúl Gracia, al explicar la situación en la que se encontraban algunas de las poblaciones situadas más al sur de la comarca de Los Monegros, en las que el temporal dejó espesores de entre 30 y 40 centímetros.

"Ni lo más mayores recuerdan una nevada tan intensa", señaló. Las quitanieves de la DGA no llegaron a la A-129, solo apareció una motoniveladora, que no esparció sal. "Supone un problema, ya que las temperaturas ya han comenzado a descender y se trata de una vía muy utilizada, nos comunica con Zaragoza, donde trabajan muchos de nuestros vecinos". Por suerte, contaron con voluntarios de Protección Civil de Monegros y un grupo de otros 30, en su mayoría agricultores, que con palas y abonadoras retiraron nieve y esparcieron sal. Su labor se sumó a la de los operarios municipales. «Su ayuda ha sido fundamental», insistió Gracia.

Etiquetas
Comentarios