Despliega el menú
Huesca

Barbastro recurre a los tribunales para evitar el blindaje del Museo de Lérida

Según el abogado del obispado, la declaración de Interés Nacional pretende impedir la salida de las obras de Cataluña.

El obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, y su homólogo de Lérida, Salvador Giménez, en el juicio.
El obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, y su homólogo de Lérida, Salvador Giménez, en el juicio celebrado en diciembre el 2019.
Rafael Gobantes

El tira y afloja entre el obispado de Barbastro-Monzón, por un lado, y la diócesis de Lérida y las instituciones catalanas, por otro, suma un nuevo capítulo en los tribunales con la interposición de un recurso para evitar el blindaje del Museo de Lérida de cara al retorno de las 111 obras de arte de las parroquias aragonesas. Con los bienes más cerca que nunca, por la sentencia del 10 de diciembre del 2019 del juzgado de Barbastro que obliga a su devolución inmediata, la diócesis aragonesa ve en la declaración del museo como de Interés Nacional un nuevo intento de poner trabas a la ejecución del fallo.

En medio de los desencuentros entre los dos obispos, la Generalitat dio un nuevo paso el 3 de noviembre para proteger el Museo de Lérida donde están depositados los bienes y publicó en su Diario Oficial el acuerdo del departamento de Cultura mediante el cual se declara Museo de Interés Nacional.

El Obispado de Barbastro-Monzón ha informado de la interposición de un recurso contencioso-administrativo contra ese acuerdo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Ya se ha hecho llegar el anuncio a esta instancia, aunque la demanda se formalizará una vez se le remita el expediente administrativo y pueda estudiarlo para conocer el proceso seguido en la declaración. Según el abogado de la diócesis aragonesa, Rafael Alcázar, "en la práctica es una traba más para evitar que las obras de arte salgan de Cataluña". "Es la intención que entiendo que subyace, porque el alcance de la colección no lo justifica", añade. La ley catalana de museos prevé la declaración de esta figura atendiendo al valor o la "significación especial" para su patrimonio cultural.

La DGA no recurrirá

Por su parte, el Gobierno de Aragón, que sí figura como parte coadyuvante en la demanda civil para recuperar la propiedad y la posesión de los bienes, ha anunciado su intención de no recurrir el acuerdo del departamento de Cultura de la Generalitat.

Tras conocer su publicación en el Diario Oficial a principios de noviembre, la diócesis de Barbastro-Monzón ya mostró su desacuerdo con la declaración "por los mismos motivos" alegados en 2016, cuando la Generalitat lo intentó sin éxito y ya se encontró con el rechazo del Tribunal de Justicia de Cataluña. El fallo del TSJC del 8 de noviembre del 2019 rechazó el Interés Nacional de Museo basándose en un defecto de forma: curiosamente la Generalitat no cumplió con el trámite de pedir la aprobación del Consorcio del Museo, una entidad que preside la consejera catalana de Cultura.

El Obispado de Barbastro-Monzón considera ahora que en la nueva tramitación se habrá corregido este error, pero en todo caso ha solicitado el expediente administrativo para analizar los pasos dados por el gobierno catalán y recurrirlo de nuevo ante los tribunales.

Una de sus alegaciones expuestas en 2016 por la parte aragonesa se basaba en que no se consultó al propietario de parte de los bienes. Según el fallo del TSJC, la consideración de interés nacional tiene que ver con la concesión de ayudas para gastos de funcionamiento, asesoramiento técnico y organizativo, apoyo a la restauración, difusión del patrimonio, adquisiciones o investigaciones, pero "no incide en la titularidad de los bienes".

El acuerdo del departamento catalán de Cultura del 3 de noviembre ha coincidido con la presentación de los recursos contra la sentencia del juzgado de Barbastro, tras un largo paréntesis en el proceso motivado por la intervención del Tribunal de Conflictos de Jurisdicción, que rechazó el conflicto planteado por la Generalitat de Cataluña y dio la competencia al juez para resolver sobre la devolución de las piezas. El gobierno de Cataluña, el Museo de Lérida y el Obispado de Lérida ya han formalizado sus apelaciones ante la Audiencia de Huesca.

El recurso del obispo ilerdense, Salvador Giménez, ha motivado un cruce de reproches en los últimos días con el de Barbastro, Ángel Pérez. Este mostró su "sorpresa y pesadumbre" al conocer los argumentos de su homólogo sobre que no era libre cuando reconoció la propiedad aragonesa de los bienes e invocó a la "obediencia debida" a Roma. Giménez replicó asegurando que hay "sufrimiento" por ambas partes, y dijo que "no pretende causar más dolor a nadie", solo presentar sus argumentos y defender sus razones.

Etiquetas
Comentarios