Despliega el menú
Huesca

Goiat pierde su collar y ya no hay osos en el Pirineo con seguimiento GPS

Llo extravió en Aragón, en la comarca de la Ribagorza, mientras que los dispositivos de las hembras Sorita y Claverina no funcionan. 

El collar encontrado en la comarca aragonesa de la Ribagorza.
El collar encontrado en la comarca aragonesa de la Ribagorza.
Generalitat de Cataluña

El temido oso Goiat ha perdido el collar GPS que permitía seguir sus pasos vía satélite. Se ha encontrado en la comarca de la Ribagorza, según ha confirmado la Generalitat de Cataluña, encargado de su seguimiento, que al mismo tiempo ha anunciado que la transmisión de los dispositivos de las osas Sorita y Claverina no funcionan. De esta forma, ninguno de los 50 ejemplares del Pirineo cuenta actualmente con un aparato de rastreo. Solo llevaban collar GPS esos tres animales, liberados en Cataluña y Francia pero que campan esporádicamente por el Pirineo aragonés.

Goiat, nacido en Eslovenia, fue soltado en Cataluña en 2016. Lo capturaron dos años más tarde para cambiarle las baterías del GPS adosado a su collar. Su comportamiento sumamente depredador aconsejaba mantener un seguimiento estrecho. Hace dos veranos protagonizó numerosos ataques a rebaños en el valle de Chistau, en la comarca del Sobrarbe, a donde volvió la primavera pasada. El collar permitía seguir sus pasos a los técnicos de la Generalitat, aunque la información no llegaba al Gobierno de Aragón, y mucho menos a los ganaderos. 

El departamento de Territorio y Sostenibilidad del Gobierno de Cataluña ha anunciado este miércoles que el collar que lo geolocalizaba vía satélite se ha encontrado después de estar 15 días sin captar movimientos. El personal técnico se desplazó hasta la zona de la Ribagorza aragonesa donde se registró  la última señal y finalmente recuperó el dispositivo. Se cree que lo perdió el 15 de octubre. 

El collar, que se encuentra en buenas condiciones, permitirá recuperar localizaciones no enviadas y datos de actividad del ejemplar de los últimos dos años. Goiat será identificable ahora por las marcas que lleva en las orejas. 

La presencia de Goiat en la comarca del Sobrarbe provocó un conflicto social. El Gobierno de Aragón y los ayuntamientos del valle de Chistau exigieron a Cataluña que lo atrapara y se lo llevara lejos del territorio dada su agresividad y su cercanía a zonas habitadas. Por su parte los ecologistas reclamaron a la DGA que dispusiera de información sobre los desplazamientos de los osos en el Pirineo, un control que posibilitaría poner en marcha medidas para reducir las posibles afecciones a la ganadería extensiva.

Según ha reconocido la Generalitat, "no hay ningún oso en el Pirineo actualmente con seguimiento por GPS, después que el Gobierno francés haya confirmado que la transmisión de los dispositivos de las hembras Sorita y Claverina no funciona". Ambas fueron liberadas en Francia pero también realizaban incursiones por el Pirineo aragonés. Incluso una de ellas hibernó el año pasado en esta parte del macizo. Esporádicamente han atacado alguna oveja, aunque Goiat es el mas temido por los pastores, pues incluso se le atribuyen daños al ganado caballar, un comportamiento anómalo en esta especie.    

Una imagen del oso Goiat cuando fue capturado en 2018 para cambiarle el collar transmisor.
Una imagen del oso Goiat cuando fue capturado en 2018 para cambiarle el collar transmisor.
Consell del Valle de Arán

El último recuento de osos del Pirineo sitúa la población por primera vez por encima de la barrera de los 50. El censo actual es de 52 individuos, como mínimo, según el conteo del 2019, frente a los 40 que inicialmente se identificaron en 2018, aunque indicios posteriores elevaron esta cifra en 49. Hace 25 años apenas quedaban media docena y la especie estaba abocada a la extinción. 

Etiquetas
Comentarios