Despliega el menú
Huesca

Gastronomía

Banquete de boda a domicilio en Binéfar: 68 invitados en 30 casas

Una pareja de novios, en colaboración con el restaurante Di Marco, encuentra la solución para afrontar la limitación de aforos y evitar el riesgo de contagio a sus allegados.

Montse Travé, del restaurante Di Marco de Binéfar.
Montse Travé, del restaurante Di Marco de Binéfar.
Heraldo

Las reuniones sociales, entre ellas los banquetes de boda, son una fuente de contagio comprobada, y de hecho en el nivel 3 de alerta las celebraciones están limitadas a 10 personas en el interior y 15 en el exterior. Para solventar el problema de los aforos y prevenir contagios, una pareja de Binéfar que no quería retrasar la fecha de su matrimonio decidió que los invitados no salieran de sus casas y llevarles la comida a domicilio. Una boda adaptada a los tiempos de pandemia.

Montse Travé, del restaurante Di Marco de esa ciudad, fue la encargada de realizar esta versión del ‘Take away’ aplicada a las grandes ceremonias, a principios del mes de octubre. Su local repartió 30 cestas-regalo puerta a puerta a un total de 68 invitados.

Cesta de la boda con la comida para llevar.
Cesta de la boda con la comida para llevar.
Heraldo

Los novios no sabían como solventar el problema de los aforos. En un principio barajaron hacer el banquete en el jardín de su casa, incluso separando a los invitados: la familia de la novia a una hora y la del novio, a otra. "Al final lo descartaron y me plantearon que si podía llevarles la comida a casa", cuenta Montse Travé.

No porque fuera un banquete a domicilio se simplificó la minuta. Fue un menú de boda en toda regla: jamón de jabugo, salmón marinado, ensalada de bogavante, rape a la marinera con almejas, paletilla de lechazo y tarta nupcial, todo ello regado con vino blanco, tinto, rosado, y cava, en función de los gustos de cada invitado.

Hasta el pan y el vino

La boda se celebró en la iglesia y los invitados sí acudieron a ver allí a los recién casados, ya que el aforo del templo lo permitía. "Cuando se acabó la ceremonia ya teníamos las cestas preparadas y fuimos a repartirlas por las casas. En algunas llevamos comida para cinco o seis personas y en otras, para uno. En el local comieron los novios y una pareja de amigos, pero los otros 68 invitados, cada uno en su casa", cuenta la responsable de Di Marco. Las cestas eran térmicas e incluían el pan y por supuesto el vino, así como una tarjeta de agradecimiento de los novios. Y donde había niños, menú infantil con pasta y pechugas empanadas.

Lo más complicado fue el envasado plato por plato, contar que no faltaran nada y atender las necesidades de los comensales con intolerancias. Pese a todo, para Montse Través, "todo se ha desarrollado de una manera muy normal. Igual que una persona puede venir a buscar una hamburguesa también se le puede llevar un menú de boda a casa". Luego, en el restaurante, los novios recibieron por la tarde a los invitados más jóvenes, con un pequeño bufé pero sentados en mesas separadas por unidades familiares.

La restauradora llevaba hablando con los novios desde principios del verano. "Vinieron para informarse de cómo estaba la situación en aquel momento y desde el principio se les dijo que en octubre no sabíamos que pasaría. Primero se barajó hacer una especie de merienda y que recibieran a la gente en su casa, pero cambiaron de idea porque también suponía un riesgo. Al final pensaron que mejor cada uno en su casa". En la decisión pesó el hecho de que buena parte de sus invitados fueran personas mayores.

El restaurante Di Marco podía albergar hasta cien personas, pero cuando se empezó a planificar la boda el aforo ya estaba a la mitad, luego pasó a 36 y actualmente, con las últimas restricciones, no se puede servir a los clientes en el interior. "Ha sido una experiencia curiosa y, aunque en algunos momentos resultó estresante, la gente quedó satisfecha y nosotros, también", comenta Montse Travé, quien sigue manteniendo su establecimiento abierto, ya que dispone de una terraza donde poder seguir dando servicio y además tiene comida para llevar.

Etiquetas
Comentarios