Despliega el menú
Huesca

Alcaldes de Lérida piden abrir los bares ante la fuga de clientes a Aragón

Los hosteleros de la comarcas orientales creen que el fenómeno se frenará a partir del lunes, con las nuevas restricciones aplicadas en la Comunidad Autónoma.

El Hotel Mas Monzón, uno de los establecimientos que ha aumentado los servicios.
El Hotel Mas Monzón, uno de los establecimientos que ha aumentado los servicios.
Hotel Mas Monzón

El traslado de clientes desde Cataluña a Aragón ante el cierre de la hostelería en esa comunidad se sigue notando en bares y restaurantes de las comarcas orientales, aunque a partir del lunes, con el pase al nivel de alerta 3 lo tendrán más difícil, ya que los hosteleros aragoneses deberán cerrar a las 22.00, con prohibición de consumo en el interior del local y un aforo máximo en las terrazas del 50%, quedando limitadas las celebraciones a 10 personas en el interior y 15 en el exterior. 

La fuga de clientes ha llevado a alcaldes de Lérida a solicitar que se permita reabrir los establecimientos. Los responsables de los siete municipios del Baix Segre (Alcarràs, Aitona, La Granja d’Escarp, Massalcoreig, Torres de Segre, Soses y Seròs) han pedido de “manera urgente” que se revise la actual normativa y se les permita la apertura al 50% de su ocupación.

Según han explicado de forma conjunta en un comunicado, la cercanía con pueblos de Aragón, como es el caso de Aitona con Fraga, hace que “a muy pocos minutos de nuestra casa haya una normativa diferente”. Aseguran que “se provocan numerosos desplazamientos de personas de nuestro territorio hacia Aragón”, hecho que consideran que hace aumentar el riesgo de contagio por la covid-19. Lamentan asimismo que haya muchas personas que vienen de fuera a prestar sus servicios durante su jornada laboral y no tienen ningún lugar donde poder ir a comer”. 

La llegada de clientes desde Cataluña para comer en restaurantes de Aragón, incluso trasladando a última hora comuniones y bodas de familias de Lérida y Barcelona a ciudades como Binéfar o Monzón, se notó el sábado y el domingo y ha continuado en los primeros días de esta semana. El panorama cambiará a partir del lunes, con el paso de Aragón al nivel de alerta 3 y las nuevas restricciones en la hostelería. 

Javier Mas, del hotel Mas Monzón, ha explicado que la limitación actual del aforo ha imposibilitado celebrar una boda de una pareja catalana. "En el nivel de alerta 2 no podemos tener eventos de más de 35 personas en el interior y 50 en el exterior". Y todavía se restringen más la semana que viene. "Va a ser muy difícil llevar un negocio si tienes que cerrar a las 22.00 y no puedes servir dentro". Tanto el restaurante del hotel como el Piscis, del mismo grupo, disponen de terraza, pero se pregunta si con esos aforos será rentable mantener el negocio abierto y y si el cliente se animará a comer fuera, ya que entiende que las medidas también pretenden influir para que los ciudadanos limiten su movilidad.     

Etiquetas
Comentarios