Despliega el menú
Huesca

Cabañas de última generación para los pastores de Ordesa

Finaliza la construcción de dos mallatas, a 2.400 metros de altitud, destinadas a fomentar la ganadería extensiva en el Parque Nacional.

¿Cómo iba a haber pastores en Ordesa si no tenían donde guarecerse? La pregunta se la hacía el alcalde de Fanlo, Horario Palacio, después de visitar las dos mallatas construidas en el Parque Nacional, que pretenden poner fin a esa carencia. Los trabajos para levantar estos equipamientos, "esperados" y "necesarios",  concluyeron el viernes, antes de que la nieve cubra la zona, a 2.400 m, e impida realizar cualquier actividad. 

Las mallatas son un icono del pastoreo trashumante a los pies de Monte Perdido. Se trata de cabañas levantadas con la técnica tradicional de piedra seca, usadas por pastores en zonas de alta montaña, y que suponen una de las características del paisaje pastoril que define el sitio Pirineos-Monte Perdido, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Ha sido la cultura ganadera, que data de la Prehistoria, la que ha modelado el paisaje del Parque Nacional.

Su arquitectura se ha intentado reproducir al máximo, eso sí, proporcionándoles las comodidades del siglo XXI, con la construcción ahora de dos nuevas cabañas, que están localizadas en sendas zonas de pasto (Tobacor y la Planeta de San Fertús). "Son unos pastos buenísimo", afirma Horacio Palacio, pero no atraían a los ganaderos por falta de un lugar digno donde cobijarse, cuando la ganadería extensiva ha sido la actividad que ha modelado . También las podrán utilizar, en caso de necesidad, los servicios de rescate y los guardas del espacio protegido.

Las edificaciones, de unos 10 metros cuadrados, se han forrado con piedra seca para integrarlas en el paisaje y protegerlas del viento y las intensas nevadas. En su interior, disponen de una pequeña entrada y de una habitación con dos literas, mesa y sillas, con unas placas fotovoltaicas para tener suministro eléctrico y una estancia para los perros. Han sido construidas en un taller y transportadas en helicóptero para su ensamblaje definitivo.

Responsables del Parque y de las empresas que han intervenido en la construcción, en una de las mallatas.
Responsables del Parque y de las empresas que han intervenido en la construcción, en una de las mallatas.
Javier Borobio

El coste ha ascendido a 160.000 euros, el 20% financiado por el Ayuntamiento y el resto, con cargo a los fondos del centenario del Parque aportados por las empresas patrocinadoras. Al acto de recepción de las obras asistieron, además del alcalde, la directora del Parque, Elena Villagrasa; el presidente del Patronato de Ordesa, Modesto Pascau; el arquitecto autor del proyecto, Javier Borobio, del estudio BAU; Sescún Castán, de Sarga, que gestiona los fondos; y por parte de Prames, la constructora, María Lalaguna.

Las mallatas las ha fabricado la empresa aragonesa Incotén, dedicada a cerramientos arquitectónicos, para la que ha sido un trabajo "especial", teniendo cuenta su finalidad y su emplazamiento en el Parque Nacional. También ha constituido un reto, desde el diseño interior hasta el aislamiento, de 20 cm de espesor, ya que no había precedentes. En las instalaciones de Zaragoza se montó la cabaña para ver su funcionamiento y posteriormente se desmontó. El material se llevó en camiones hasta Cuello Arenas, en las faldas de Monte Perdido. El último trayecto, sin acceso rodado, se salvó en helicóptero.  

Los edificios tradicionales aún en pie tienen 100 o 200 años, pero estos enclaves eran ya lugares de pernocta o para encerrar el ganado desde el Neolítico o la Edad del Bronce. El Geoparque del Sobrarbe impulsó el proyecto Mallata de recuperación de las pequeñas casetas que se encuentran caídas o a punto de caerse. Se inició en 2017 con la rehabilitación de la de Carduso. El año pasado se hizo un curso de piedra seca para evitar que se pierda la técnica, ya que hay numerosas mallatas por toda la comarca, así como kilómetros de muros, hornos, pozos...

Los fondos del centenario de Ordesa han permitido además acometer otras inversiones. Se han financiado otros cinco proyectos por valor de 392.505 euros. Uno de ellos ha sido la construcción de aseos para acampada libre e instalación de depuradoras en el refugio de Góriz, cuya titularidad corresponde a la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM). En el caso de Bielsa, la actuación ha consistido en la redacción de los proyectos para la mejora del acceso y el aparcamiento del valle de Pineta, titularidad del Ayuntamiento, con la construcción de un nuevo puente. Se ha hecho otro proyecto técnico del aparcamiento y edificio multiusos en Escuaín, y a lo largo del mes de octubre está previsto que se estrene la electrificación de la aldea de Revilla (Tella-Sin). En el municipio de Torla-Ordesa, se han sustituido las cubiertas del antiguo cuartel de la Guardia Civil de Bujaruelo, de propiedad municipal, una acción promovida por el propio Consistorio. 

Las inversiones deben ejecutarse entre 2018 y 2020. En diciembre concluye el plazo dado por el Gobierno central para facilitar el mecenazgo de empresas colaboradoras, que a cambio de sus donaciones obtienen beneficios fiscales, gracias a la declaración del centenario como Acontecimiento de Excepcional Interés Público por el Estado.

Etiquetas
Comentarios